Ir al contenido principal

Misterios de España

Que España es diferente ya lo descubrió el franquismo hace unas cuantas décadas. Aquella definición, la única tal vez en la que el "régimen" acertó de lleno con el verdadero espíritu nacional, hizo fortuna y puede que la hubiera suscrito el mismísimo Ortega y Gasset. En España siempre hemos sido mucho de simular que somos europeos pero actuamos como españoles de pura cepa a la menor oportunidad. Sólo hay que echar un vistazo a un par de ejemplos de hoy mismo para comprobar lo diferente que son España y los españoles de eso que tanto nos gusta llamar “los países de nuestro entorno”.

Una ONG llamada Transparencia Internacional ha presentado hoy los resultados de una encuesta según la cual, dos de cada tres españoles están “muy preocupados con la corrupción” y ocho de cada diez creen que el “el Gobierno lo está haciendo mal o muy mal” en este asunto. Si extrapolamos esos porcentajes a los resultados de las últimas elecciones generales, Mariano Rajoy debería formar parte del Grupo Mixto del Congreso y compartir su tiempo en la tribuna de oradores con el portavoz de Bildu, entre otros.

Ocurre, sin embargo, que Mariano Rajoy puede hablar cuanto la plazca porque para eso es el presidente del Gobierno y dispone de todo el tiempo del mundo para hacernos creer que sus medidas contra la corrupción son la pera limonera. Es, además, el líder de un partido rodeado de corrupción por tierra, mar y aire y al que probablemente muchos de los españoles que dicen estar preocupados por ese problema le votaron el pasado 26J. ¿Es o no es España diferente a los países de nuestro entorno?  Las razones por las que muchos de quienes dicen estar preocupados por la corrupción votan a un partido anegado de corrupción es uno de los grandes misterios que ni historiadores ni sociólogos ni filósofos ni adivinos y, ni siquiera Iker Jiménez, han conseguido aún explicar. Pero no perdamos la esperanza.

También es muy propio de una forma de hacer política genuinamente castiza que, ese mismo partido que gobierna en minoría, caiga en la vulgar provocación de intentar endosarle a la oposición mayoritaria un candidato a la presidencia de la Comisión de Exteriores del Congreso como el beato ex ministro Fernández Díaz, reprobado por la mayoría de la cámara por su peligrosidad para las libertades democráticas más elementales y que de esa tarea sabe tanto como yo o como usted.

Intuyo aquí menos misterio que en lo de la corrupción: creo que lo que ha llevado al PP a hacer una propuesta de la que no podía tener duda alguna de que sería rechazada de plano, ha sido la rabieta de niño maleducado que le ha entrado después de que ayer la oposición le hiciera morder el polvo parlamentario imponiendo la paralización de la aplicación de la LOMCE. No ha ganado nada el PP con su majadería de hoy sobre Fernández Díaz, al que ahora tendrá que abrirle otra puerta giratoria.

Lo que ha hecho, en cambio, ha sido perder buena parte de la poca credibilidad que cabía poner en sus promesas de diálogo y consenso para esta nueva legislatura. Es evidente que el PP no se maneja bien en minoría y que a las primeras de cambio le pueden las malas mañas aprendidas durante la añorada mayoría absoluta. Mientras no asuma que los tiempos del rodillo popular son ya parte del pasado, vamos a tardar mucho pero mucho tiempo más en dejar de ser diferentes de nuestro querido entorno para continuar siendo un misterio para otros y para nosotros mismos.        

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …