Ir al contenido principal

Músicas para una vida - "Ne me quitte pas"


La música está presente en nuestras vidas desde la cuna hasta la tumba. A menudo no somos conscientes de su presencia intangible pero marca nuestra biografía y, con el paso de los años, se convierte en referente indisociable de los momentos de dicha y angustia, de felicidad y tristeza, de rabia y de euforia. La música moldea nuestro carácter sin que nos demos cuenta, se pega de forma indeleble a nuestra vida y cambia nuestro modo de pensar, de amar, de sentir y hasta de sufrir.

Las músicas que vamos descubriendo a lo largo de nuestras vidas son como muescas en nuestro paso por este mundo: todas nos marcan de una forma u otra y nos delimitan un antes y un después de escucharlas; las músicas de nuestra vida nos transportan a momentos vividos o soñados, a paisajes nunca visitados y nos ponen en contacto con gentes y culturas que nunca habríamos conocido de otra manera; la música evoca paisajes y rostros de países lejanos y cercanos y despierta en nosotros sentimientos de ternura, identidad, rebeldía o alegría; en los momentos de incertidumbre y miedo nos provee de un escondite en el que refugiarnos cuando todo a nuestro alrededor ha dejado de tener sentido y nos da fuerzas para seguir adelante.

Si girásemos la vista e hiciésemos un esfuerzo por recordar, comprobaríamos que la música es un capítulo de nuestra biografía del que no podemos renegar sin riesgo de vaciarla de sentido.

Esta serie que inicio hoy en el blog y que promete ser larga, pretende ir recordando las músicas que ya forman parte indeleble de mi biografía personal. El orden con el que irán apareciendo estas músicas en el blog no tiene nada que ver con el que las fui descubriendo y me fueron conquistando, sino con el que me dicten los recuerdos. 

Comenzaré la serie con una de las grandes canciones de amor de todos los tiempos.....que la disfruten.....

 

  


Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…