Ir al contenido principal

Las últimas ocurrencias de Rajoy


La ocurrencia de la "amnistía" fiscal

Rajoy llamó "ocurrencia" al bulo (tal vez interesado) que circuló en la pasada legislatura sobre la posibilidad de que el Gobierno socialista aprobara una amnistía fiscal para que afloraran parte de las rentas evadidas. El Gobierno de entonces siempre lo desmintió y nunca llegó a aprobarse aunque el PP, que entonces era el "partido de los trabajadores" (Cospedal dixit), lo usó para darle en los morros a Zapatero. 

Ahora Rajoy ni siquiera ha lanzado el habitual globo sonda en estos casos: ha anunciado su amnistía fiscal para que las "rentas ocultas" afloren a cambio de una tasa del 10%, no vayamos a hacer demasiado estropicio entre quienes se lo llevan crudo mientras el resto, los que tenemos unos ingresos más transparentes que el cristal, apechugamos en Hacienda y cargamos con la subida del IRPF, el recorte salarial, el miedo a perder el empleo, la reforma laboral y lo que nos echen dado que, ya saben, "todos tenemos que apretarnos el cinturón" y "Hacienda somos todos".  

Dicen los técnicos de Hacienda que la amnistía fiscal aprobada ayer por el Gobierno del partido que iba a decirle "la verdad a los españoles", no es más que un enjuague para que los defraudadores fiscales consigan regularizar su situación a precio de saldo. Recuerdan que el 72% de los casos de fraude fiscal provienen de grandes fortunas y grandes corporaciones (¿de dónde iban a proceder?) y aseguran que estamos ante un atentado al principio constitucional de igualdad tributaria. Y ya van unos cuantos.  

Y no se olvidan los técnicos de Hacienda de denunciar que esta amnistía fiscal se da de bruces con los reiterados anuncios de luchar contra el fraude fiscal y deja en evidencia a una Agencia Tributaria que entre 1980 y 2008 ha ¿dejado? escapar 89.000 millones de euros debido a su incapacidad para perseguir este tipo de prácticas. Cantidad más que suficiente para arreglar el déficit un par de veces si fuera preciso.

Más ocurrencias 

No fue la amnistía fiscal la única ocurrencia que ayer nos regaló el Consejo de Ministros. Los Presupuestos Generales del Estado son toda una ocurrencia en sí mismos: recortes del gasto del 17% en los ministerios, hachazo a los gastos sociales (adiós a las ayudas por la Ley de Dependencia) y subidón del recibo de la luz y el gas. Todo muy equitativo, como la amnistía fiscal. 

Pretende así el Gobierno cuadrar las cuentas para que a finales de año no nos pasemos del 5,3% de déficit que nos impone Bruselas. Quedan para cumplir ese objetivo nueve meses mal contados cuando el ajuste pudo y debió haberse hecho, en todo caso, mucho antes y no esperar a que Javier Arenas se quedara a las puertas de la Junta de Andalucía.

La ocurrencia canaria

Contienen además los Presupuestos Generales del Estado un regalo para Canarias con el anuncio, puesto blanco sobre negro, de que se recortarán 65 millones de euros de las subvenciones al transporte marítimo y terrestre de los residentes "no peninsulares", es decir, canarios, baleares, ceutíes y melillenses. La noticia encendió ayer tarde el Twitter y José Manuel Soria, que andaba por Canarias alabando las ventajas de tener pozos de petróleo cerca de las costas de Lanzarote y Fuerteventura (otra buena ocurrencia), aseguró que no habrá tal recorte. A la espera quedamos porque, si ocurre como con el anuncio de que se iba a aprobar un nuevo decreto para que las Islas no se vieran afectadas por el fin de las ayudas a las energías renovables, ya podemos ir sacando cuentas de lo que nos costará salir de las Islas o movernos entre ellas. 

Y las anteriores

Si a las ocurrencias conocidas ayer sumamos las que hemos ido conociendo desde que Rajoy llegó a La Moncloa hace cien días, más las que con toda seguridad se le "ocurrirán" en las próximas semanas y meses, concluiremos que el del PP será el Gobierno más ocurrente de la democracia. Y como se ha podido constatar esta semana que acaba, la gente en la calle está disfrutando como nunca con tanta ocurrencia. 

Aquí tienen un ejemplo....





Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…