Ir al contenido principal

Las últimas ocurrencias de Rajoy


La ocurrencia de la "amnistía" fiscal

Rajoy llamó "ocurrencia" al bulo (tal vez interesado) que circuló en la pasada legislatura sobre la posibilidad de que el Gobierno socialista aprobara una amnistía fiscal para que afloraran parte de las rentas evadidas. El Gobierno de entonces siempre lo desmintió y nunca llegó a aprobarse aunque el PP, que entonces era el "partido de los trabajadores" (Cospedal dixit), lo usó para darle en los morros a Zapatero. 

Ahora Rajoy ni siquiera ha lanzado el habitual globo sonda en estos casos: ha anunciado su amnistía fiscal para que las "rentas ocultas" afloren a cambio de una tasa del 10%, no vayamos a hacer demasiado estropicio entre quienes se lo llevan crudo mientras el resto, los que tenemos unos ingresos más transparentes que el cristal, apechugamos en Hacienda y cargamos con la subida del IRPF, el recorte salarial, el miedo a perder el empleo, la reforma laboral y lo que nos echen dado que, ya saben, "todos tenemos que apretarnos el cinturón" y "Hacienda somos todos".  

Dicen los técnicos de Hacienda que la amnistía fiscal aprobada ayer por el Gobierno del partido que iba a decirle "la verdad a los españoles", no es más que un enjuague para que los defraudadores fiscales consigan regularizar su situación a precio de saldo. Recuerdan que el 72% de los casos de fraude fiscal provienen de grandes fortunas y grandes corporaciones (¿de dónde iban a proceder?) y aseguran que estamos ante un atentado al principio constitucional de igualdad tributaria. Y ya van unos cuantos.  

Y no se olvidan los técnicos de Hacienda de denunciar que esta amnistía fiscal se da de bruces con los reiterados anuncios de luchar contra el fraude fiscal y deja en evidencia a una Agencia Tributaria que entre 1980 y 2008 ha ¿dejado? escapar 89.000 millones de euros debido a su incapacidad para perseguir este tipo de prácticas. Cantidad más que suficiente para arreglar el déficit un par de veces si fuera preciso.

Más ocurrencias 

No fue la amnistía fiscal la única ocurrencia que ayer nos regaló el Consejo de Ministros. Los Presupuestos Generales del Estado son toda una ocurrencia en sí mismos: recortes del gasto del 17% en los ministerios, hachazo a los gastos sociales (adiós a las ayudas por la Ley de Dependencia) y subidón del recibo de la luz y el gas. Todo muy equitativo, como la amnistía fiscal. 

Pretende así el Gobierno cuadrar las cuentas para que a finales de año no nos pasemos del 5,3% de déficit que nos impone Bruselas. Quedan para cumplir ese objetivo nueve meses mal contados cuando el ajuste pudo y debió haberse hecho, en todo caso, mucho antes y no esperar a que Javier Arenas se quedara a las puertas de la Junta de Andalucía.

La ocurrencia canaria

Contienen además los Presupuestos Generales del Estado un regalo para Canarias con el anuncio, puesto blanco sobre negro, de que se recortarán 65 millones de euros de las subvenciones al transporte marítimo y terrestre de los residentes "no peninsulares", es decir, canarios, baleares, ceutíes y melillenses. La noticia encendió ayer tarde el Twitter y José Manuel Soria, que andaba por Canarias alabando las ventajas de tener pozos de petróleo cerca de las costas de Lanzarote y Fuerteventura (otra buena ocurrencia), aseguró que no habrá tal recorte. A la espera quedamos porque, si ocurre como con el anuncio de que se iba a aprobar un nuevo decreto para que las Islas no se vieran afectadas por el fin de las ayudas a las energías renovables, ya podemos ir sacando cuentas de lo que nos costará salir de las Islas o movernos entre ellas. 

Y las anteriores

Si a las ocurrencias conocidas ayer sumamos las que hemos ido conociendo desde que Rajoy llegó a La Moncloa hace cien días, más las que con toda seguridad se le "ocurrirán" en las próximas semanas y meses, concluiremos que el del PP será el Gobierno más ocurrente de la democracia. Y como se ha podido constatar esta semana que acaba, la gente en la calle está disfrutando como nunca con tanta ocurrencia. 

Aquí tienen un ejemplo....





Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…