Ir al contenido principal

Justicia caribeña

Al juez Garzón lo pusieron de patitas en la calle sus colegas del Tribunal Supremo por atreverse a pegar la oreja en las conversaciones entre los cabecillas de la trama Gürtel y sus abogados, no fuera a oír cosas inconvenientes. Por si fallaba la estrategia también lo empitonaron por investigar los crímenes del franquismo y por unos cursos en Nueva York con patrocinio de un banco. Un juez incómodo menos.
Al juez Carlos Dívar, presidente del Consejo del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, le acaba de sacar los colores un vocal del Consejo que ha tenido la osadía de ir a la Fiscalía con las facturas de unos gastos que el tal Dívar realizó con cargo a las arcas públicas durante algunos fines de semana caribeños de lujo y mantel en Marbella – remanso y oasis de transparencia política, como todos sabemos.
Él dice que el gasto es una "minucia" y tiene razón: ¿qué son unos 6.000 euros de nada para el erario público en un país en donde atamos los perros con longanizas, apenas hay paro, todos somos banqueros y la justicia, la sanidad y la educación siguen siendo completamente gratuitas y universales? 
 Lo que hoy son ganas de molestar y desestabilizar las instituciones de este país cuando, además, esas cosas se pueden resolver de puertas adentro sin que se enteren ni la fiscalía ni los cotillas y entremetidos periodistas.  
¿Es que acaso no tienen derecho tan altos magistrados a disfrutar cómo les plazca de esos largos fines de semana que van de jueves a martes y que en la jerga judicial se conocen como "caribeños"? ¿No es bueno para su salud y la equidad de sus decisiones que trabajen poco, descansen en hoteles de lujo y coman en restaurantes de diseño?
¿No es un bien para el país que, en el tiempo que les quede libre, si pueden y no les causa mucho quebranto, visiten algún juzgado, se interesen por los problemas judiciales de la zona o se tomen unas cervezas con algunos colegas de promoción o carrera para estrechar lazos de amistad y compartir experiencias? Ya lo dijo Groucho Marx: "¿Pagar la cuenta? Qué costumbre tan absurda."

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…