Ir al contenido principal

La "bankia" siempre gana


Otra vez se nos coloca a los españoles ante el dilema imposible de dejar caer una entidad bancaria o rascarnos el bolsillo para evitarlo. Hablo de Bankia, ese gigante que Rodrigo Rato presentó en bolsa casi el otro día mismo haciendo sonar la campanita famosa pero que ahora abandona con un buen pico de indemnización a pesar de haber quedado patente su incapacidad para sacarlo a flote.

Porque, a la postre, Bankia se ha revelado como un gigante con los pies hundidos en el hormigón de la burbuja inmobiliaria por la mala cabeza de los que dirigieron y aún dirigen las entidades que lo integran. Otros muchos hicieron lo mismo, también es cierto.

Los analistas más sesudos coinciden en que no habrá más remedio que acudir en su ayuda con fondos públicos porque dejarlo caer sería aún mucho peor para los ahorradores que tienen en Bankia su dinero y para el conjunto del sistema financiero que se vería inevitablemente afectado. Por cierto que, al Gobierno, no parecen preocuparle mucho los ciudadanos que tienen su dinero en Bankia ya que nadie, salvo alguna declaración al vuelo en algún pasillo perdido, ha tenido la valentía de dar la cara y enviar un mensaje de tranquilidad.

Lo que ha hecho en cambio es algo a lo que ya nos tiene acostumbrados: decir que no va a hacer lo que todos sabemos que terminará haciendo, esto es, meter dinero público en Bankia tal y como le recomendó no hace mucho el Fondo Monetario Internacional, coartada perfecta para tomar la decisión por si no bastara con los feos números que presenta la entidad.  

Así que toca pagar de nuevo y lo vamos a hacer los de siempre, los que nada tenemos que ver con la orgía inmobiliaria a la que se entregaron los banqueros cuando las cosas iban bien y los políticos y supervisores – léase Banco de España – miraban para otro lado y en algunos casos – no pocos – ponían la mano.

Y una vez más se nos vende también la especie de que es necesario sanear de ladrillos a las entidades financieras para que vuelva a fluir el crédito a las empresas y a los particulares. Esa canción suena ya a disco rayado: la reforma del sistema financiero se ha ido abordando con parches pagados en muchos casos con dinero de los contribuyentes y se ha ido dejando para el último momento para no incomodar a la banca.

Primero había que subir los impuestos, cargarse el modelo de relaciones laborales de este país y meterle un buen hachazo a la sanidad, la educación y las políticas sociales. Mientras, los bancos han podido continuar haciendo negocio con el maná que ha repartido el Banco Central Europeo y esperando a que la situación fuera tan comprometida para sus balances que el Gobierno no tuviera otra alternativa que darles bicarbonato en forma de dinero público para acelerar la larga y pesada digestión del ladrillo.

Ahora se anuncia que se van a incrementar las exigencias de provisión de fondos incluso para los activos no tóxicos, exigencias que tendrán que cumplirse en un tiempo récord. Lo que probablemente hará que algunos entren en pérdidas, que caiga la confianza de los inversores en ellos, que cada vez les sea más difícil acceder al crédito y que las empresas y los particulares sigan sin ver un euro.  

Pero no hay de que preocuparse: aquí estamos los curritos para echarles una mano cuantas veces haga falta. Dónde si no tiene su origen la sabia frase de que la bankia siempre gana.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…