Ir al contenido principal

No nos lo merecemos


No merecemos los ciudadanos lo que nos está pasando, lo que están haciendo con nosotros y de nosotros. No merecemos que nos engañen a diario, que nos tomen por idiotas, que nos narcoticen con falsos señuelos de mejoría y prosperidad en un plazo que ni se preocupan en fijar porque en el fondo les es indiferente: no son ellos los que sufren.

Sin embargo, los que tienen la suerte de conservar un trabajo acuden a diario a cumplir sus compromisos intentando creer que hay futuro, que saldremos de ésta situación y que la angustia, la desazón y la incertidumbre que ahora nos invaden pasarán pronto a ser pesadillas del pasado que no tardaremos en sepultar en nuestra siempre frágil y corta memoria.

Los que no lo tienen se levantan cada mañana pensando y deseando que ese sea el día en el que puedan volver a sentirse útiles, vivos y con ganas, fuerzas y recursos para recuperar el control de sus vidas y atreverse incluso a emprender nuevos proyectos.



La gran mayoría cumplimos cada año con Hacienda sin beneficiarnos de amnistías fiscales y esperamos que nuestro esfuerzo y nuestros impuestos sirvan para sentirnos orgullosos de vivir en un país más próspero, más saludable, más culto y más solidario.

Por eso, no merecemos que nos mientan sobre el verdadero objetivo de las medidas que dicen tomar por nuestro bien, por nuestra felicidad y por nuestra prosperidad y la del país. No somos tan ingenuos como para creernos que los recortes en la sanidad pública garantizan una atención sanitaria universal, gratuita y de calidad;  ni que cuando los recortes se aplican a la educación servirán para mejorar la calidad de la enseñanza.

¿Por qué clase de estúpidos nos toman cuando nos aseguran que el abaratamiento del despido es la clave para crear empleo? ¿Nos suponen idiotas cuando regalan amnistías fiscales a los defraudadores a cambio de una módica multa del 10% al tiempo que suben los impuestos a los trabajadores de nómina y ni se atreven a tocar las grandes rentas?

¿A qué tipo de zascandiles creen dirigirse cuando pregonan que se presta un gran servicio al país metiendo dinero público en los bancos hundidos en su propia avaricia, mientras los responsables del desastre se van con los bolsillos llenos y sin rendir responsabilidades ante nadie?  

¿Suponen que somos tan ilusos como para creernos eternamente que todo lo que está ocurriendo en las últimas fechas es culpa de la herencia recibida, de los mercados o de la Unión Europea? 

¿Creen que esparciendo tinta de calamar en todas las direcciones podrán ocultar sus propias incompetencias, descoordinación e improvisaciones? Aunque tengan la mayoría absoluta legitimamente obtenida en las urnas y aunque la situación sea difícil y hasta crítica no merecemos que nos mientan y nos traten como a ciudadanos indocumentados, desinformados o menores de edad. 

No nos merecemos que caigan sobre nuestras espaldas las consecuencias de una situación en la que no tenemos ni un ápice de culpa; no nos merecemos que se aproveche la situación económica cuyos auténticos causantes tienen rostros, nombres y apellidos para desatar un ataque sin cuartel contra la conquista social que supone el estado del bienestar. Que nos digan la verdad, como prometieron en la campaña electoral, y cumplan al menos con una de sus promesas después de haber violado todas las demas. 

Que no nos mientan más: no  lo merecemos y no debemos consentirlo.  

Comentarios

  1. Ya sabes, José Luis, encima nos dicen que hemos gastado más de lo que debíamos. No es cierto, son ELLOS los que han vivido por encima de NUESTRAS posibilidades.

    Emilio Glez Déniz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día odio más ese tópico de que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". A mi, que me registren y como yo estoy seguro de que hay millones.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…