Ir al contenido principal

¡Qué tontos somos!


Va la lidereza y suelta la patochada de la semana y ya tenemos a un país entero enredado en un debate absurdo sobre si debe de suspenderse o no un partido de fútbol si los hinchas pitan a la bandera, al himno o al Príncipe. Se convocan protestas para denunciar los recortes en educación, en sanidad, en políticas sociales o en derechos laborales y este país se concentra en los bares a discutir sobre fútbol.

La lidereza hace la cuenta de la vieja con el déficit de su comunidad autónoma que, junto al de otras como Valencia y Castilla La Mancha, incrementa a su vez el del Estado y el Gobierno la justifica o mira para otro lado – me imagino qué diría si no fuera el PP el que gobernara en Madrid -. Mientras, los españoles picamos el anzuelo y gastamos esfuerzos y saliva en una ridícula discusión sobre nacionalismos, himnos y banderas.

El Gobierno echa tierra sobre el escándalo de Bankia y el dinero público que hay que meter en los bancos para que no quiebren y no se nos ocurre otra cosa mejor que hacer que dividirnos en facciones patrióticas y envolvernos en banderas. Rajoy se pliega a las exigencias de Merkel para seguir apretándonos las tuercas y de la noche a la mañana nos convertimos en fanáticos nacionalistas de uno u otro color.

Presumen algunos gobiernos autonómicos como el canario de haber sido obedientes y cumplir con los objetivos de déficit aún a costa de destruir empleo público plegándose así a las exigencias de Madrid y de la patronal y lo único que se nos ocurre hacer es tomar posiciones en la bizantina discusión sobre si es delito o no pitarle a la bandera, al himno o al jefe del Estado en un partido de fútbol.

Va un fiscal y dice que el presidente del Consejo General del Poder Judicial no cometió delito alguno aunque le cargara a las cuentas públicas facturas por 13.000 euros de sus largos fines de semana a Marbella y el grueso de los españoles actuamos como si nos resbalara el asunto y como si esos 13.000 euros no los hubiésemos pagado entre todos.

"Pan y circo" ofrecían los gobernantes romanos para tener a la plebe entretenida y apartada de la política mientras ellos se daban a la gran vida y hacían y deshacían a su antojo. En España, pan va quedando cada vez menos pero circo tendremos para mucho tiempo como sigamos así.

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …