Ir al contenido principal

Cara y cruz de la crisis


La cara (muy dura)

El presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, tiene por costumbre pagarse con dinero de todos los contribuyentes largos fines de semana en Marbella que suelen extenderse de jueves a martes. Se aloja en hoteles de cinco estrellas, come en restaurantes de cinco tenedores en los que llega a ser el único comensal y alega que son viajes propios de la responsabilidad inherente a su alta magistratura (la cuarta del Estado, nada menos)
 
Conclusión: conciencia absolutamente tranquila, nada que reprocharse y, por supuesto, ni pasársele por la cabeza dimitir. Y lo puede hacer, porque tiene en el PP y en CiU grandes valedores que le libran del desagradable trance de dar explicaciones ante los representantes de la soberanía popular.

Añadan a esta cara (muy dura) la de los banqueros que hunden a sus entidades y a sus accionistas y se llevan millones de euros en indemnizaciones o pensiones sin que nadie les reclame responsabilidades de ningún tipo. Ellos también se libran de dar la cara (muy dura) para explicar su desastrosa gestión. Incluyan también a los que han defraudado a Hacienda y ahora resultan premiados con un perdón fiscal que es sonrojo y escarnio para los que cumplimos nuestras obligaciones y que –  ilusos – siempre pensamos que Hacienda éramos todos.

La cruz (muy pesada)

El Consejo Económico y Social (CES) ha recomendado  "acompasar" los plazos para el cumplimiento de los ajustes presupuestarios, ya que el recorte en las políticas sociales hará de la exclusión severa uno de los problemas más serios de España a medio y largo plazo, incluso una vez superada la crisis. Dice Marcos Peña, el presidente de este órgano consultivo del Gobierno, que la situación del país es "pavorosa" y reclama un entendimiento político  para repartir los "sacrificios" de forma equitativa, algo que por el momento – apostilla – no se está produciendo de ninguna manera. 

Dice también el CES que los recortes en sanidad, educación y políticas social puede llevar a convertir en crónicas la desigualdades y recuerda que en España uno de cada cuatro hogares ya está en riesgo de pobreza.

¿Exagera el CES? ¿Carga las tintas? En absoluto: simplemente constata que en esta crisis hay caras muy duras a las que los sufrimientos de quienes cargan con el peso de la cruz les es indiferente.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…