Ir al contenido principal

Sana, sana, culito de rana


No sé a qué viene tanto aspaviento con el medicamentazo anunciado por la ministra de Sanidad, Ana Mato, ahora que sabemos que hay un bombero en Praga que lleva viviendo cuatro meses sin corazón y – al menos por las fotos que se han publicado de él – parece más fresco que una rosa. Dice la ministra que dejando sin financiación pública una lista de 425 medicamentos de uso común se ahorrará el sistema más de 400 millones de euros. Y ofrece como alternativa recurrir a las tisanas y a los caldos de la abuela, siempre tan socorridos y de tan demostrada eficacia terapéutica.

Que tiene usted la tos de un carretero, se va por el palo o la nariz se la ha convertido en la Fontana de Trevi, sea solidario y recurra a la manzanilla, al pasote, al poleo, la brujilla, la ruda, el incienso morisco y tantas y tantas otras hierbas que nos ha regalado la Madre Naturaleza para combatir nimiedades de ese calibre. Fíjense que hasta yo, ante un panorama laboral como boca de lobo, estoy pensando abrir un herbolario y forrarme.

Pero ocurre que siempre que éste Gobierno toma una medida eficaz y valiente, salen desde debajo de las piedras aguafiestas, cenizos e incrédulos. Alegan unos que el ahorro previsto con el medicamentazo puede convertirse en incremento del gasto si los médicos empiezan a prescribir otros fármacos con los mismos efectos que los excluidos del sistema pero mucho más caros.

Los de más allá dicen que la ministra ha vuelto a hacer de su chaqueta de corte y confección un sayo y, sin encomendarse ni a un sólo profesional de la cosa sanitaria, ha hecho una lista de medicamentos como quien hace la lista de la compra sin mirar a quién puede afectarle más o menos el nuevo tijeretazo.

Recuerdan otros que el medicamentazo se unirá al copago – más bien repago – que el domingo entra en vigor y que obligará a apoquinar a los pensionistas – esos derrochadores de medicamentos – que también tendrán que rascarse el bolsillo. Y los más catastrofistas auguran que se va a producir un acaparamiento de fármacos poco antes de que la medida se aplique que ríete tu del mercado negro.

Pero lejos de ceder, Mato debe continuar con sus valientes medidas de ahorro digan lo que digan los demás. Porque son medidas que "van en la buena dirección" y ni caso a quienes se quejan de que los recortes a todo lo que se mueve recaen siempre sobre los más débiles.

No es verdad porque, como bien ha dicho con absoluta claridad la ministra, estas medidas tienen como único objetivo garantizar una sanidad pública, universal, gratuita y de calidad. ¿Qué más quieren los descontentos de siempre?

Sería muy bueno también que Mato no desaire a la presidenta de Madrid y la deje cambiar la Ley Antitabaco – auque la cambiará de todos modos – para que Eurovegas se instale en su comunidad autónoma y puedan los jugadores envolverse a placer en cálidas nubes de humo de Cohíbas, Partagas, Davidoff y otras delicatessen por el estilo. También para quien desee abandonar ese hábito hay grandes remedios naturales de probada efectividad. En cualquier caso siempre nos quedará el "sana, sana, culito de rana" de nuestras cariñosas madres. ¡Mano de santa, oiga!

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …