Ir al contenido principal

La crisis y el periodismo


Quieren acabar con todo" fue el lema de la pasada huelga general del 29 de marzo contra la reforma del mercado de trabajo. También con el periodismo, ese oficio canalla consistente en hacer preguntas incómodas, indagar y meter en el dedo en el ojo de los que ostentan el poder. En los últimos cuatro años han ido al paro en España más de 6.000 periodistas, según datos de la Federación de Asociaciones de la Prensa, que alerta además de la creciente precariedad del empleo de los que consiguen mantener el puesto de trabajo. Y la cifra sigue en aumento: se multiplican los expedientes de regulación de empleo, tanto da si es en medios privados o públicos. En ambos casos, siempre hay una buena excusa para justificar los despidos o el empeoramiento de las condiciones laborales de los periodistas.

En el sector privado se echa mano de la socorrida caída de los ingresos por publicidad y se aplica sin remisión la ley del embudo: en época de vacas gordas no se puede contratar ni mejorar los salarios por si vienen malos tiempos y en época de vacas flacas se despide porque los ingresos no llegan para mantener las plantillas.

Se obvia el detalle nada menor de que los que toman las decisiones en uno y otro momento del ciclo económico suelen ser los mismos altos ejecutivos, a cuyos sueldos y privilegios nunca les afectan los malos tiempos. Al contrario, se suben los sueldos o se van a la competencia después de haber jurado – como los futbolistas – amor eterno a los colores.

En el sector público la excusa perfecta es el sacrosanto déficit que todo lo puede. Para cumplir los objetivos de déficit se despide a periodistas de medios públicos – véase el ERE que pende como una afilada guillotina sobre el cuello de 20 trabajadores de la RTVC – y que a lo que se ven son, junto a otros despidos de empresas públicas, un verdadero riesgo para las cuentas públicas.

En cambio, no computan a efectos de déficit los sueldos y dietas de la legión de asesores, coordinadores de grupos políticos, cargos intermedios y mediopensionistas, direcciones generales sin función conocida, viceconsejerías redundantes, parlamentarios y muñidores de discursos en los que esos mismos políticos sacan pecho y presumen de los sacrificios que han hecho – otros, no ellos – para reducir el déficit. Y sin admitir preguntas.

Los periodistas y el periodismo, pues, sacrificados en el altar de los beneficios económicos y la austeridad, entendida ésta como lo ancho para mi – altos ejecutivos, prebendados y políticos – y lo estrecho para ti – profesionales de la comunicación.

El periodismo es una constante vital clave para determinar la salud de un sistema democrático: sin periodistas no hay periodismo y sin periodismo no hay democracia. A la vista está que esa constante se ha debilitado de forma alarmante desde el inicio de la crisis, precisamente cuando más falta hace para revelar las mentiras que se esconden detrás de los discursos política y económicamente correctos.

Pero no todo está perdido: como escribió en una de sus novelas el recientemente desaparecido Carlos Fuentes, el periodismo es uno de los pocos oficios que nunca se abandona. Ya sea desde los medios convencionales – públicos o privados – ya sea desde las impagables redes sociales o desde cualquier otro medio, los periodistas estamos obligados a seguir haciendo preguntas, indagando y metiéndole el dedo en el ojo a los que nos han llevado a esta situación y ahora han decidido esconder sus culpas obligándonos a pagar sus platos rotos. 

Comentarios

  1. En estos tiempos en los que la verdad está tan excuída, son interesantes las propuestas de medios sociales, independientes de las dinámicas de los medios del mercado (la publicidad, la angelicalización de las grandes empresas que pagan, el silencio de sus podredumbres, la programación idiotizante, los mensajes subliminales) y de los Gobiernos (la propaganda de éxitos huecos, la igualación con los medios privados). Una de las muchas asignaturas pendientes de la sociedad que quiere la transformación es el sostenimiento de medios comunitarios de este tipo.

    Mucha suerte, JL.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…