Ir al contenido principal

María Cristina nos quiere gobernar


Christine Lagarde nos quiere gobernar – y lo está consiguiendo – desde las mullidas moquetas y los amplios despachos del Fondo Monetario Internacional en Washington. Un día sí y al siguiente también nos pone deberes y nos advierte severa y acerada de lo mal que nos va a ir si no los hacemos a satisfacción suya.

La última tanda de obligaciones consiste en que España suba el IVA "ya" – y acabe con el escaso consumo de nuestra economía -, elimine la desgravación por la compra de vivienda en un país con cerca de un millón de casas sin vender tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y le vuelva a rebajar el sueldo a los funcionarios públicos, no se vayan a acostumbrar a vivir como banqueros.

Cumple así el FMI su función de ventrílocuo de los mercados sin rostro que de este modo sacan partido del miedo cerval que les tienen los gobiernos elegidos democráticamente y que le siguen la corriente para que no diga la gente que María Cristina nos quiere gobernar. Un miedo que pagamos los ciudadanos de a pie, los que votamos y pagamos impuestos, los que trabajamos en condiciones de creciente precariedad y temor a perder el empleo y los que no tienen empleo y buscan lo que sea y en la condiciones que sean. Ciudadanos cuyas quejas e indignación por los cada vez más brutales recortes se ignoran y a los que se intenta calmar con mensajes banales de tranquilidad, optimismo y confianza en los que nadie cree porque a diario se dan de bruces con la realidad más cruda.

El Fondo Monetario Internacional, guardián de las esencias del neoliberalismo económico y, como tal, defensor a ultranza de los intereses de los mercados, tiene una larga historia de desastres económicos en medio mundo con países hundidos gracias a sus recetas económicas basadas en recortes y ajustes, fruto todo ello de una enfermiza alergia a lo público. Sin ir más lejos, los efectos de sus recomendaciones las podemos encontrar en Grecia, un país a punto de saltar por la borda del euro y de la Unión Europea después de cuatro años de sufrimientos con el único resultado de estar mucho peor que al principio. Portugal seguirá el mismo camino, puede que Irlanda también, España está empezando a transitarlo e Italia puede empezar pronto la cuenta atrás. ¿Cuál sería el siguiente?

Somos los españoles – toda vez que del actual Gobierno sólo cabe esperar que le siga la corriente a Washington, Bruselas y Berlín – los que debemos actuar como en la canción y decirles no a Christine Lagarde y a Ángela Merkel, otra que también nos quiere gobernar y que, de hecho, lo está haciendo. 

No cuentan nuestras decisiones en las urnas, ni nuestra soberanía - ahora que tanto vociferan algunos por el contencioso de Gibraltar. Lo que cuentan son los mercados y sus diáfanos intereses ¿Por qué seguimos llamando democracia a lo que en realidad es plutocracia?

Comentarios

  1. Rajoy está haciendo bueno a Zapatero, que ya es decir...

    Emilio González Déniz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rajoy está haciendo prácticamente lo mismo que Zapatero: negar la realidad y esperar a ver si otros le solucionan sus problemas......

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …