Ir al contenido principal

La tormenta de Madrid

Pocas cosas suelen ser casuales en política y la tormenta que desde hace semanas se cierne sobre Madrid no es una de ellas. Cada vez hay menos dudas de que estamos tan solo ante los prolegómenos de la batalla por el control político de la capital en las elecciones del año próximo. Demasiada coincidencia me parece a mi que sería que en menos de un mes estallara el escándalo del máster de Cifuentes, que en Podemos empezara la fase de todos al suelo que vienen los nuestros y que en el PSOE le ofrecieran matrimonio a Carmena,  y que todo esto no tuviera nada que ver con los primeros picores electorales de la temporada. Controlar el ayuntamiento de la capital y el gobierno de una comunidad de la proyección política y mediática de Madrid es un objetivo central para los principales partidos que harán todo lo que esté a su alcance para cobrarse la pieza.

Sin duda, es el PP el que peor lo tiene por su mala cabeza y por la corrupción que ha anegado el gobierno autonómico en los últimos años. Ahora intenta salir airoso del escándalo del máster de Cifuentes pero no lo tiene nada fácil y eso debe preocupar lo suyo en la madrileña calle Génova. Máxime después de que Cifuentes haya anunciado que lleva a Esperanza Aguirre, su antecesora y más íntima enemiga, a los juzgados por supuestas irregularidades en la ciudad de la justicia que impulsó la ex presidenta. No se sabe muy bien si lo que busca Cifuentes es redimirse ante los suyos y ante la opinión pública por lo del máster o morir matando y con las botas puestas. Total, para lo que me queda en el convento, etc. 


Lo que es de verdadera traca es el ofrecimiento "informal" del PSOE a la alcaldesa Carmena para que encabece la lista socialista al ayuntamiento. Aquello de las primarias y la participación de los militantes en la designación de los candidatos parece que no rige en Madrid, por no hablar del nuevo ninguneo a Pedro Sánchez, al que parecen no tomarse muy en serio ni los de su propio partido. El ofrecimiento, por informal que fuera, evidencia las miserias del PSOE madrileño en donde apenas parece tener para cubrir con alguna garantía de éxito la candidatura al gobierno de la comunidad. Eso, siendo benevolente y dando por sentado que Ángel Gabilondo reúne el perfil. Por algo debe ser que los socialistas llevan dos décadas sin tocar poder en el ayuntamiento y en la comunidad de Madrid, coto privado del PP hasta que aparecieron Podemos y Ciudadanos. 

Los de Pablo Iglesias andan por su parte haciendo de nuevo lo que mejor se les da: la guerra de guerrillas de todos contra todos. Iglesias y Errejón en los papeles de héroe y villano, según la fracción desde la que se mire, y Bescansa y Espinar en papeles secundarios pero muy lucidos, vuelven a dejar claro que la denostada casta ha terminado echando raíces profundas en el artilugio político podemita. Iglesias se postula ahora como hombre de consenso y pontífice máximo y anuncia una candidatura de unidad para Madrid. A ver cuánto dura. Viendo el panorama, el único que no tiene nada que perder y mucho que ganar en esta revuelta situación es Ciudadanos. A Cifuentes la están asando a fuego lento en la parrilla de la moción de censura y, tanto si dimite como si no, seguirán siendo fuerza bisagra para la gobernabilidad de la comunidad hasta el año que viene. Esta es la borrascosa perspectiva política que ofrece la comunidad de Madrid una vez que en los partidos han empezado a tocar a rebato ante las próximas elecciones. Mientras, los problemas de los ciudadanos de Madrid pueden esperar, qué prisa hay.  

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…