Ir al contenido principal

La moción de censura y el interés general

Hay dos formas de analizar el lío político en que vuelve a estar enredada España. Una es desde la perspectiva del interés puro y exclusivo de los partidos, es decir, de cómo juega cada uno sus cartas para mantenerse en el poder, para alcanzarlo o para evitar que los rivales directos lo alcancen. Esta forma es lo que cualquier ciudadano de a pie llamaría "politiqueo" no sin cierta razón. En él lo prioritario no es tanto el interés general como el particular de los partidos. Admito que el "polítiqueo" es parte esencial del sistema democrático, entendido éste como sistema competitivo entre partidos políticos en su lucha por la conquista del poder. No hay nada ilegítimo ni vergonzoso en este juego siempre y cuando no degenere en un tacticismo descarnado que apenas se intenta justificar apelando a valores y principios vagos e imprecisos. Cuando los líderes políticos se lanzan con tanto entusiasmo a estos juegos de trile como hacen estos días los españoles albergo pocas dudas de que sus intereses y los de los ciudadanos difícilmente concuerdan. 

Un análisis útil para la sociedad sobre la sucesión de regates en corto a los que asistimos desde la publicación de la sentencia sobre la corrupción en el PP, tiene que preguntarse por el interés general tantas veces invocado en vano. Mucho me temo que la primera víctima de la moción de censura contra Rajoy y las consiguientes reacciones está siendo precisamente el interés de los ciudadanos. Me explico: de prisa y corriendo, sin encomendarse siquiera a su Ejecutiva, el PSOE presenta censura pensando seguramente menos en Rajoy que en obligar a Rivera a retratarse; los naranjas, pillados a contrapie, se descuelgan con la perla de la moción instrumental que conduzca a la convocatoria de elecciones y Pablo Iglesias, vestido con piel de cordero, ofrece apoyo incondicional a Sánchez con la esperanza de que se abrace en su propia ansiedad por ser presidente. El líder del PSOE se enroca en su negativa a negociar nada con nadie y pide un cheque en blanco y la fe del carbonero en el programa socialista. Su gobierno monocolor carecería de la más mínima estabilidad pero eso no parece que importe demasiado si hay suerte y consigue pasar una temporada en La Moncloa hasta que las encuestas aconsejen convocar elecciones. 
Foto: ABC
Ciudadanos - el más comprometido de todos por su pacto con el PP - no está dispuesto a concederle esa baza pero tampoco puede votar en contra de la moción si Rivera quiere que su cuestionable discurso regenerador tenga credibilidad. En Podemos, su líder Pablo Iglesias ya empieza a pedir contrapartidas y a advertirle a Sánchez que si fracasa la moción - que, salvo milagro, fracasará - debería irse de nuevo a casa. Y por rizar el rizo añade Iglesias que, en caso de fracaso del PSOE, Podemos presentará otra moción aunque él - modesto como es - no será el candidato a La Moncloa, lo cual es muy de agradecer. ¿Alguien ve en todo esto al menos un gramo de interés general? ¿qué pretende Sánchez con una moción de censura que se niega a negociar? ¿ tal vez aparecer ante los españoles como el pistolero más rápido al este del Misisipi presentando mociones contra la corrupción? 

Si la corrupción en el PP es tan grave como dicen Ciudadanos, PSOE y Podemos que es y confirman los fallos judiciales y se adivina por los casos pendientes de juicio, Sánchez, Rivera e Iglesias deberían encerrarse en una habitación y no salir hasta que hayan llegado a un acuerdo para formar un gobierno alternativo al del PP. No me cabe duda de que si no lo han hecho ni hay esperanza alguna de que lo vayan a hacer, es porque no es el interés general el que les guía ni el que les mueve sino el único y exclusivo de sus respectivos partidos. Aunque para certezas la que tengo sobre el único beneficiado una vez más del juego de manos entre los tres partidos cuyos votos bastarían para producir el deseado cambio político que pregonan a diario. ¿Es necesario que diga de quién hablo?

Comentarios

  1. Buenos ya tenemos gobierno,el Señor Sánchez ya lo consiguió, 17 ministros as, todos eminencias,pero ¿son necesarios tantos?ya empezamos con el gasto y los españolitos paga que te paga,con lo cual volvemos al cajón de salida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…