Ir al contenido principal

Votar es un placer

Ahora que los canarios ya podemos volar a Madrid por menos de lo que nos cuesta la guagua para ir a trabajar, déjenme que me ocupe de las huestes populares y de sus tribulaciones en el frío banco de la oposición. Mañana es el día señalado en rojo - perdón por la impertinencia - para que acudan a elegir a su nuevo líder o lideresa los apenas 66.000 afiliados al día en sus obligaciones. Es poco más del 7% de los 870.000 militantes que el PP decía tener, lo que, de ser cierto, lo convertiría en el partido más grande del mundo solo después del Partido Nacional de los Trabajadores de Corea del Norte.  Me malicio que, con lo mal que llevan la contabilidad en el PP, alguien contó a los muertos, a los que llevan años sin pagar una miserable cuota y a los que se fueron a Ciudadanos o a su casa, lejos del mundanal ruido y la corrupción. Lo que de paso pone de manifiesto algo que ya vienen advirtiendo desde hace tiempo muchos politólogos: la militancia política se bate en retirada y los partidos de masas de toda la vida se convierten en grandes estructuras vacías de participación activa más allá de algunas primarias y manejadas por élites reducidas.

Sea como fuere, son esos 66.000 afiliados - si es que participan todos - los que tendrán la oportunidad por primera vez en la historia del PP de elegir a la persona que deberá afrontar la responsabilidad de llevar el partido de nuevo a La Moncloa. La buena noticia es que no hay elección digital como  hasta ahora y con quien elijan tendrán que lidiar. Salvo que ocurra lo que muchos temen en el partido, que los más de 3.000 compromisarios para el Congreso del 20 y 21 de este mes que también se designan mañana en votación, decidan que debe ser una persona distinta a la que digan los militantes la que debe dirigir el PP. Si tal cosa ocurriera y entra de lo previsible que ocurra, el PP habría hecho literalmente un pan como unas tortas porque quedaría desautorizada la escueta militancia que mañana se va a molestar en ir a votar. Si en esta ocasión solo participa el 7% de la supuesta militancia, calculen qué porcentaje participaría la próxima vez que haya primarias.
Eso, que no es un problema menor, no es sin embargo lo más grave que le puede ocurrir al PP en este proceso sucesorio. Imaginen por un momento un empate técnico entre Sáenz de Santamaría y Cospedal y no me digan que si fueran militantes o dirigentes activos del PP no les temblarían las piernas. Sabido es que a la ex vicepresidenta y a la aún secretaria general les revisan los bolsos los seguritas cuando coinciden en algún evento y les retiran las navajas, los cuchillos y otras armas de hacer sangre. Queriéndose tan mal como se quieren entre sí, sacar adelante una candidatura unitaria para dirigir el partido se antoja tarea apropiada para un mediador de la ONU experimentado en viejas guerras enquistadas.

Hasta creo que más de uno en el partido desearía que triunfara la tercera vía y resultara elegido el joven y masterizado Casado, tras el que asoma ominoso el bigote de Aznar. Que no andan los candidatos y candidatas a partir un piñón lo demuestran los mandobles que con generosidad y amplia sonrisa se han dirigido en estos días de campaña, haciendo bueno que el peor enemigo de un político es un compañero de partido. Esclavos de la corrupción, unas y otros se han dedicado menos a explicar su proyecto de partido y sus propuestas para el país que a meterle el dedo en el ojo a los rivales. Es mucho lo que el PP se juega en este envite pero las señales no auguran un final feliz ni para el partido ni para el país, aunque haya quien se pueda sorprender de esta última afirmación. Sí, creo que la estabilidad del sistema democrático necesita un partido de centro derecha homologable con los de otros países europeos, que equilibre los extremos del espectro político.

Cosa distinta es que ese partido sea el PP, que ha perdido demasiadas oportunidades para regenerarse y haber aplicado una política mucho menos insensible con la realidad social de un país arrasado por la crisis. Puede que esa bandera se la haya arrebatado en buena medida Ciudadanos y mucho tendrán que cambiar ahora los populares para recuperarla. Por eso necesitan que la sucesión de Rajoy salga bien y que quien se ponga al frente del partido sea capaz de llevarlo de nuevo a La Moncloa lo más pronto posible. Esa y no otra será su misión porque ese y no otro es el objetivo de un partido político, ocupar el poder. Sin embargo, la indiferencia aplastante de la militancia y la guerra de guerrillas en la cúpula, no son las mejores armas para empezar a recuperar el terreno político que sus propìos y graves errores le han hecho perder en los últimos años. 

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…