Ir al contenido principal

Montoro enciende el ventilador

Cualquier día de estos nos levantaremos y escucharemos aterrados que Montoro nos señala con su dedito acusador como defraudadores de Hacienda. Mejor será por tanto no criticar ni con mucha dureza ni muy alto la amnistía fiscal por la que se le coló media trama Gürtel con el innombrable Bárcenas al frente.  Señor Montoro, diga conmigo: Bár – ce – nas.

En un intento desesperado de desviar la atención del escándalo de corrupción que tiene al PP y al Gobierno acorralados, el irrepetible ministro de Hacienda lleva una temporada insinuando, lanzando insidias y predicando admoniciones y castigos terribles contra todo aquel o aquello – sea persona física o jurídica – que se atreva a afearle que le pusiera alfombra roja a los grandes defraudadores o que, simplemente, manifieste sus críticas contra los recortes. No deja títere con cabeza este sheriff fiscal, contra todos dispara: desde los actores díscolos que, según él, acampan en paraíso fiscales a los partidos políticos de la oposición a los que no cita pero apunta, a los medios de comunicación críticos con el Gobierno y ahora también a los tertulianos y creadores de opinión que no le bailan el agua a él, a su partido o al Gobierno.

Comete una ilegalidad y lo sabe  porque, además de ministro es catedrático de Hacienda Pública. No puede Montoro sembrar la duda, la insidia y la sospecha contra todos aquellos que alzan la voz para denostar sus decisiones o la política del Gobierno. Sencillamente, no puede usar la información confidencial de la Agencia Tributaria a la que por razón de su cargo tiene acceso para atacar a los no adeptos. Es, además de una ilegalidad, una desfachatez política. Lo que tiene que hacer es hablar menos – o mejor, nada – y enviar a los inspectores de Hacienda contra los defraudadores, sean estos quienes sean.

Eso sí, no debería dejar el ministro que se le pasara este ataque justiciero que le embarga en los últimos meses para empezar por su propio partido y por el que fue su tesorero durante tantos años de duro trabajo, hasta el punto de acumular 38 millones de euros en Suiza. Ya el innombrable le ha presentado varias demandas al PP - hasta he perdido la cuenta - mientras éste sigue dando largas y rodeos para no demandar a Bárcenas directamente. Prefiere en cambio actuar contra EL PAÍS y contra el autor de los papeles, que no cita, - o sea, Bárcenas - que salpican a la cúpula del partido que sustenta al Gobierno, incluido su presidente que, significativamente, no se suma a la iniciativa. De EL MUNDO, que publicó la primicia de los sobres en negro, se ha olvidado convenientemente, no vaya Pedro J. a liar más las cosas si como ha dicho uno de los firmantes de la información, Eduardo Inda, guardan un as en la manga para casos de demanda.

En cualquier país en donde el verbo dimitir forme parte del vocabulario habitual de la política, un ministro como Montoro ya habría dimitido o habría sido destituido por hacer uso para la lucha política de los datos de Hacienda. En España en cambio,  lo que se hace es amagar con hacer públicos los nombres de los grandes defraudadores fiscales, sin más precisiones técnicas y legales, con la esperanza de que las trapisondas de los demás oculten o al menos diluyan las propias. Como en el tango, en el mismo lodo todos manoseaos.

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…