Ir al contenido principal

Montoro juega al trile

En términos de felicidad, no había ayer nadie en España más feliz que el ministro Montoro. Poco después de sembrar la insidia sobre el cumplimiento de las obligaciones fiscales de actores y diputados, el exultante y ufano ministro de Hacienda se apareció ante los medios para revelar urbi et orbe - ¡Adiós Benedicto! – los datos del déficit público en 2012.

Sacó las bolitas y empezó a jugar con ellas: nos mostró primero la bolita del déficit del conjunto de las administraciones y proclamó con incontenible entusiasmo que ha sido del 6,7%. Sin embargo, le restó importancia al generoso rescate de casi 40.000 millones de euros a la banca que lo coloca al borde del 10%, por encima de la tan socorrida herencia socialista. No computa en términos de déficit público, dijo.

Por supuesto, también mantuvo bien oculto que el compromiso de déficit adquirido por España para 2012 era del 4,5% y que fue Bruselas la que permitió ajustarlo en el 6,3. Pero ni con esas: superó en cuatro décimas el regalo comunitario y, todo ello, después de un año en términos de recortes y ajustes salvajes.

Por supuesto, embargado por la felicidad que le producen estos extraordinarios resultados que, en términos de Montoro, son una inyección de “ilusión colectiva” – ¡hay que jeringarse! -, se negó a reconocer que no haber alcanzado los compromisos asumidos es precisamente el resultado de esos recortes y ajustes que tanto le llenan de entusiasmo. De hecho, cuando se le preguntó si habrá que hacer más recortes en los próximos meses, rebajó notablemente el tono exultante de su perorata y dijo que no. ¡Fíate y no corras!


Pero sigamos con el trile. Después sacó la bolita del déficit de las comunidades autónomas y dijo de ellas que había sido una injusticia culparlas en términos de ser las causantes del déficit público por manirrotas y despilfarradoras. Conveniente y cínicamente olvidó que ha sido precisamente él, su partido y su Gobierno los que más han demonizado el gasto de las autonomías y a las que más han castigado con sus tijeretazos en términos de sanidad, educación o servicios sociales. A punto de llorar de emoción anunció que el déficit autonómico superó en dos décimas el objetivo del 1,5% y evitó hacer sangre en el hecho de que comunidades como Castilla - La Mancha - ¡ay mi querida y diferida Cospedal! - o la valenciana, gobernada desde tiempos inmemoriales por el PP, se pasaron varios pueblos y provincias. Después se echó flores a sí mismo – no me beso porque no me alcanzo – y a la guardia de corps de secretarios de Estado que le rodeaba por lo bien que han hecho su  trabajo. El de él, se entiende.

Un par de horas antes de esta triunfal comparecencia de Montoro, habíamos sabido que la economía española se desplomó el año pasado el 1,4% debido a que el consumo y la inversión andan más congelados que una hamburguesa equina.

Esta bolita, la tercera del juego, sólo la mostró Montoro como de pasada y como si no tuviera nada que ver en términos de los espectaculares malos datos de déficit que tanto le ponen en términos de satisfacción y felicidad. Concluido el juego del trile y hechas las cuentas del Gran Capitán, Montoro y su guardia personal se retiraron a celebrarlo en términos de habernos tomado el pelo una vez más. ¿Dónde está la bolita?  

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…