Ir al contenido principal

Sánchez entre todas las mujeres

No lo voy a negar: a despecho de algunos, el gobierno que ha ido conformando Pedro Sánchez en los últimos días y que hoy será oficial, no tiene nada que ver con el "Ejecutivo Frankenstein" que vaticinó Rajoy en el debate de la moción de censura que ha terminado enviándolo definitivamente a casa. Tal vez sea algo más nutrido en número de carteras de lo que sería recomendable en un país en el que este tipo de alegrías públicas no tienen una buena acogida entre los ciudadanos, después de las penurias provocadas por la crisis. Creo que no hubiera afectado a la eficacia de la acción de gobierno mantener unidas algunas carteras o unir las de nueva creación a algunas de las ya existentes. Dicho lo anterior, el perfil general con el que Sánchez se propone gobernar se aleja por fortuna del reparto de cargos entre los pesos pesados o las familias del partido y se aproxima de manera acertada al ámbito del mérito y la experiencia. Es cierto que hay algunos nombres de mucho lustre público en el socialismo español pasado y presente como los de Borrell, Calvo, Robles, Ábalos o Batet. Sin embargo son clara minoría frente a otros mucho más desconocidos pero de larga trayectoria en puestos de alta responsabilidad pública en la Administración, la Justicia o las instituciones

Aunque creo mucho más en la capacidad que en las cuotas, hay que resaltar el elevado número de ministras frente al de ministros, aportándole así una de sus notas más características: la amplia participación femenina en asuntos de mucho peso político como la hacienda pública, la economía, la sanidad, la justicia o la administración territorial. Que Sánchez quiere convertir las políticas de igualdad en una seña de identidad de su Gobierno lo pone de manifiesto la recuperación de un ministerio propio que dirigirá alguien con la experiencia de Carmen Calvo quien, además, será la única vicepresidenta. En este organigrama gubernativo que hemos ido conociendo hay mensajes claros en varias direcciones y el apoyo a las políticas de igualdad y género es evidente que se trata de uno de ellos. Pero también lo es el que se envía a los independentistas catalanes designando a Josep Borrel como ministro de Asuntos Exteriores y a Meritxel Batet - ambos de procedencia catalana - como responsable de Administración Territorial. Que Sánchez ha dado en la diana con esos dos nombramientos lo demuestra la reacción de Carles Puigdemont desde su retiro berlinés. 

Foto: El Periódico
Si había preocupación por lo que pudiera decir la siempre quisquillosa Comisión Europea sobre el nuevo Gobierno español, el presidente ha designado para el Ministerio de Economía a Nadia Calviño, una alta funcionaria de la Unión Europea llamada a calmar a los adustos comisarios. No es ironía decir que el nombramiento de Pedro Duque como ministro de Ciencia es una decisión de altos vuelos después de años de recortes en investigación y fuga de cerebros con el Gobierno del PP. En resumen y a falta aún de algunos nombres cuando escribo este post, estamos ante un Ejecutivo suficientemente cualificado y experimentado para afrontar el reto que tiene por delante, que no es menor. 

Sabido es - como dicen en la bolsa - que ganancias pasadas no garantizan ganancias futuras y, en política, una buena trayectoria al servicio de lo público se puede truncar si las circunstancias no acompañan o se toman las decisiones equivocadas. Por eso no conviene aún subirse al globo de la euforia sino esperar a conocer los primeros pasos del nuevo Gobierno para ir valorando su gestión. Y sin ánimo de ser aguafiestas, que no olvide nadie la precariedad y heterogeneidad de los apoyos con los que cuenta Pedro Sánchez y la oposición beligerante que con toda seguridad harán el PP y Ciudadanos. Solo si Sánchez y su gabinete consigue ir sorteando esos dos escollos habrá Gobierno hasta 2020, pero si lo que se produce es el bloqueo, la parálisis y el desconcierto sería un grave error no convocar a los ciudadanos a las urnas. En todo caso, alea iacta est. 

Comentarios

  1. Todos estos ministros no se buscan en un dia,está trabajado con tiempo,lo digo por los puestos de aguno as,sus currículos son extraordinario para compendar el corto que tiene el Señor Sánchez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…