Ir al contenido principal

Vergüenza migratoria en la UE

A la hora a la que escribo este comentario ya navegan rumbo a Valencia los 629 inmigrantes del barco Aquarius, cuya dramática odisea ha vuelto a dejar con las vergüenzas al aire la política migratoria de la UE. Antes de que el Gobierno español en un gesto de humanitaria solidaridad que le honra se ofreciera a acogerlos, los inmigrantes han tenido que aguardar más de dos días a bordo de ese barco mientras Italia y Malta disputaban porque ninguno de los dos quería permitirles desembarcar en su territorio. En el Aquarius viajan más de 120 menores no acompañados y casi una decena de embarazadas, pero ni siquiera estas circunstancias bastaron para que Italia o Malta autorizaran el desembarco. Es más, el ultraderechista ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, se ha permitido incluso cantar victoria tras conocer el ofrecimiento español.  No sé ni me importa mucho lo que dicen los tratados internacionales de los que Italia y Malta son seguramente países signatarios; tampoco sé cuáles son los compromisos con la UE en materia de política migratoria si es que en el viejo continente hay algo que merezca un nombre tan rimbombante.  Tengo para mi que lo que en realidad existe es un sálvese quien pueda generalizado para que cada gobierno actúe en función de lo xenófobo o humanitario que sea.

De lo que no tengo duda es de que lo que ha ocurrido con estos 629 seres humanos cuyo único delito es no tener sus papeles en regla para pisar suelo europeo, es una vergüenza para Europa, para las instituciones comunitarias y para los gobiernos italiano y maltés. Más allá y por encima de tratados  y de políticas comunes de inmigración está la vida humana y nada debe oponerse al inexcusable deber de socorro cuando ésta se encuentra en peligro. Ningún gobierno que se considere respetuoso con los derechos humanos más elementales - y el de la vida es el más elemental de todos porque sin él no es posible garantizar ningún otro - puede actuar como han hecho los de Malta e Italia sin que se les caiga la cara de vergüenza y sin que en Bruselas nadie moviera un dedo para poner fin a esta situación. En realidad, en la capital comunitaria se respiró con alivio al conocer la generosa invitación española. 

Foto: RTVE
Este renovado drama evidencia una vez más la renuncia de la UE a consensuar una política que actúe en el origen del problema, abra vías legales y seguras para la inmigración y preste la imprescindible ayuda humanitaria a quienes arriesgan su vida para buscar una mejor de la que han dejado atrás. Es evidente que el gesto español no puede ni debe ser la solución al problema: los países europeos no pueden caer en la bajeza moral de convertir la inmigración en una pugna obscena por eludir sus responsabilidades ante seres humanos cuyas vidas corren peligro a pocos kilómetros de sus costas. Sin embargo, por ahora y por desgracia eso parecer ser lo que tenemos: que cada gobierno nacional gestione la situación según sus criterios y sus particulares prejuicios frente a la inmigración. A lo más que han llegado en Bruselas - es decir, a lo más que han llegado los países que forman la UE - es a tratar con el poco recomendable régimen turco y el fallido estado libio para que impidan la salida de inmigrantes rumbo a Europa. De haber una política migratoria común, ésta consistiría en todo caso en mantener a los inmigrantes alejados lo más posible de las costas europeas sin importar demasiado la suerte que corran ni si son víctimas de las mafias que las explotan. 

Creo que en parte ha sido la absoluta inoperancia comunitaria la que ha terminado convirtiendo a Grecia y a Italia en puerta de entrada para miles de inmigrantes en los últimos años. Esta realidad ha sido un potente caldo de cultivo en el que han obtenido rédito político los populistas del Movimiento Cinco Estrellas y los neofascitas de La Liga que ahora cogobiernan en Italia, demostrando el viejo aserto de que los extremos se tocan. Se suma así el gobierno del país transalpino a otros como el de Austria y al ascenso de la xeonofobia y el racismo en otros países como Francia, Alemania, Reino Unido u Holanda. No es renacionalizando su responsabilidad en materia de inmigración - entre otras - como puede la UE recuperar el rumbo de la integración perdido hace años. Acometer de frente y con valentía  problemas como este e implicar en las soluciones a todos los países miembros, considerando la gestión de las fronteras comunitarias como tarea y responsabilidad de todos, es la condición indispensable para seguir creyendo en un proyecto europeo que ha vuelto a mostrar al mundo entero sus gravísimas carencias. 

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…