Ir al contenido principal

El mal perder del PP

No se me dan bien los juicios de intenciones y, en consecuencia, soy incapaz de imaginar cuánta sinceridad había en el apretón de manos de Mariano Rajoy a Pedro Sánchez después del triunfo de la moción de censura. A la vista de los primeros movimientos del PP en la oposición sospecho que el gesto tenía más de forzado y convencional que de verdaderamente sincero. Es cierto que un apretón de manos y el deseo de suerte al rival que te ha tumbado democráticamente no está reñido con asumir el papel que el juego político y constitucional te ha asignado en la oposición. Pero eso es una cosa bien distinta de no esperar siquiera a conocer la composición del Gobierno para ponerle la primera zancadilla. Si quiere recuperar algo de la credibilidad perdida por sus errores y su pasividad ante la corrupción, el principal partido de la oposición no puede dedicarse a la desestabilización política y al mismo tiempo acusar al Gobierno de inestable. 

Anunciar tan solo veinticuatro horas después de la toma de posesión del presidente que enmendará los presupuestos en el Senado, suena a revanchismo político indigno de un partido respetuoso con el juego político consustancial al sistema democrático. Si el PP cumple su anuncio de revisar las cuentas en el Senado para poner en apuros a Sánchez en el Congreso, tendrá que explicarle a los españoles cómo es posible que los presupuestos que eran la octava maravilla del mundo hace solo una semana son ahora dignas de corrección. Si no lo hace sólo cabría concluir que los 540 millones de euros del País Vasco o los más de 2.000 de Canarias, han sido solo el oneroso precio pagado por el PP a los nacionalistas vascos y canarios para que Rajoy pudiera agotar la legislatura. 

Foto: El Periódico
Mucho me temo que esto no ha hecho sino empezar y que Sánchez tendrá que sumar a su evidente debilidad parlamentaria y a la heterogeneidad de sus apoyos, las arremetidas feroces de un PP herido de muerte tras perder el poder. Se puede ir despidiendo el presidente de los cien días de gracia y cortesía que se suelen otorgar a quien asume un cargo de su responsabilidad: ni uno le ha dado el PP.  A esa oposición puede añadir también la de Ciudadanos, si no tan resentido como el PP si descolocado después de que la errada estrategia electoralista de Albert Rivera se viera sobrepasada por la audacia de Pedro Sánchez. El nuevo presidente está subido a un potro de tortura que Rajoy y Rivera se encargarán de espolear en detrimento de una mínima estabilidad política. Está por ver aún si Pablo Iglesias, el principal socio de Sánchez,  se suma a la estrategia del centro - derecha exigiendo medidas incompatibles con la situación política o apoya con lealtad al presidente. 

Ciertamente, viendo cómo se las gasta el PP en sus primeras horas de principal partido de la oposición, me viene a la mente la frase de Andreotti en la que aseguraba que el poder desgasta sobre todo cuando no se tiene. El PP se ha desgastado menos por el poder que por la corrupción que anida en su seno y ahora pretende detener el desgaste de estar en la oposición yendo incluso en contra de sus propias decisiones. Puede que en política no existan los buenos perdedores pero hay formas honorables de aceptar la derrota cuando es democrática como en este caso. La que parece haber escogido el PP - la de la revancha, el despecho, el filibusterimo parlamentario y la desestabilización - es la peor posible.   

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…