Ir al contenido principal

PP: más nombres que ideas

Lo dije cuando las primarias hicieron a Pedro Sánchez líder del PSOE y lo repito ahora que el PP busca sustituto o sustituta para Mariano Rajoy: centrar el debate en los nombres y no en los proyectos de los candidatos es un síntoma más de la decadencia de los partidos políticos, incapaces de ofrecer a sus militantes y a los ciudadanos algo más que espectáculo mediático. Me parece incluso irrelevante que sean siete - número mágico -  los que se postulan para presidir el PP y pensaría lo mismo si fueran dos o diez. Ya sé que en el PP esto se vende como una muestra de fortaleza y democracia interna y de que hay banquillo de sobra para liderar el partido. Bien mirado, también se puede interpretar con la misma legitimidad que lo que hay en realidad es una alarmante falta de liderazgo claro y definido, después de 14 años de presidencialismo puro y duro con Rajoy al frente de la nave popular. Tengo, además, la sensación de que el desmarque de Núñez Feijoo ha cogido a la mayoría del partido con el pie cambiado. Su renuncia a aspirar a la presidencia tiene a los populares desconcertados y tal vez eso explique la inflación de nombres en un partido en donde siempre se ha hecho lo que dice el jefe máximo y único.

Después de años señalando al político gallego como el sucesor natural de Rajoy - signifique eso lo que signifique - no es fácil encontrarse de la noche a la mañana con que el esperado no vendrá y alguien tendrá que acudir a dirigir la organización. Incluso me parece ocioso detenerme a analizar las fortalezas y debilidades de cada uno de los candidatos, sobre todo teniendo en cuenta que al menos dos tercios de los mismos se van a quedar por el camino. Sería tiempo perdido mientras no dispongamos al menos de más objeto de análisis que las vaguedades y tópicos con las que han dado a conocer sus intenciones al anunciar sus candidaturas. Pues claro que se supone que todos están la mar de ilusionados, que quieren un partido fuerte y cohesionado y volver cuanto antes al poder. Como a los soldados el valor en la batalla, todo eso se le supone a los aspirantes, así que con esos argumentos es imposible ir muy lejos en el análisis salvo que nos entreguemos a la mera especulación.

Foto: El Confidencial Digital
Cuestión distinta sería que cada uno explicara en qué consiste exactamente su proyecto de partido, que piensa hacer para regenerarse de la corrupción que les ha llevado a la oposición o cuál es su salida para Cataluña que no pase única y exclusivamente por los juzgados. Por no referirme también a otras cuestiones nada secundarios como sus puntos de vista sobre el futuro del estado del bienestar, la inmigración o la calidad del sistema democrático. Soy consciente de que no estamos ante unas elecciones generales y no pretendo que presenten un programa electoral, pero sí al menos algunas líneas generales de su ideario político, si es que lo tienen, para saber si hay diferencias significativas o todos piensan lo mismo entre sí. Tanto los militantes como los votantes como los ciudadanos de este país, merecen saber qué piensa sobre los asuntos centrales de la vida pública quienes aspiran a liderar el partido que más escaños tiene en el Congreso. Y si lo que ocurre es que piensan exactamente lo mismo que Rajoy y, además, prevén actuar exactamente igual que el aún presidente, también convendría que lo aclararan.

Pero me temo que me quedaré con las ganas y que en esta carrera por la sucesión de Rajoy habrá mucho pan y circo mediático y político y escaso o nulo debate de ideas propiamente dicho. Que los militantes del PP puedan elegir por primera vez entre las diferentes opciones quién quieren que lidere el partido o que los candidatos puedan debatir entre ellos, es un paso positivo pero insuficiente en tanto no resuelve el problema de fondo: la ausencia total del debate de ideas. Como coinciden en señalar varios politólogos, cuando la política se convierte en un mero entretenimiento para los espectadores, es difícil mantener partidos fuertes. Esto le pasa al PP y al PSOE, por circunscribirnos solo a España. Los socialistas también dieron el  liderazgo a Pedro Sánchez mediante un mero debate de nombres en el que las ideas y los proyectos brillaron por su ausencia. Más allá de algunas circunstancias propias de cada partido, la única diferencia real con lo que ahora ocurre en el PP fue simplemente el número de candidatos.

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…