Ir al contenido principal

Iban un español y una alemana


- ¡Gürtel Morgen, Ángela! ¿Cómo estás?
- Dabuten, Mariano. Pero no es Gürtel Morgen, sino Guten Morgen.
- Perdona, es que llevo unos días que ya no sé ni lo que me digo.
- La verdad es que te veo muy desmejorado. ¿Qué te pasa?
- No me hables. Me persigue desde Madrid una nube de periodistas y no sé cómo quitármelos de encima.
- ¿Y qué es lo que quieren?
- Que les responda a unas cuantas preguntas
- ¿Qué quieren saber?
- Que les diga si he cobrado en negro de mi partido. Hasta ahora he podido evitarlos pero me temo que hoy no voy a tener más remedio que responderles. ¿Tú podrías echarme una mano?
- ¿Cómo?
- No sé. ¿Qué te parece si hacemos una declaración institucional sin preguntas al final de nuestro encuentro? Podríamos poner un plasma en la sala de prensa y que se limiten a grabar nuestras palabras. Podemos decir que nos admiramos mutuamente, que nuestras relaciones son inmejorables y que los dos estamos muy comprometidos con el crecimiento y el empleo.
- Seguro que no colará. Además, en Alemania no le tenemos miedo a las preguntas de los periodistas; las contestamos siempre aunque no digamos la verdad.

- Pues algo tendré que decirles.
- ¿Has pensado en alguna respuesta?
- No sé, no tengo las ideas muy claras. ¿Qué te parece si les digo que todo es falso, salvo algunas cosas?
- ¿Tú crees que se lo tragarán?
- Me temo que no. Ya dije el sábado que todo es falso pero no sólo no me creyeron sino que hasta la oposición empezó a pedirme la dimisión. ¿Tú te lo puedes creer?
- Yo ya no sé muy bien que creer de ustedes los españoles. Me tienen realmente preocupada, con tantos jóvenes en paro. ¿Qué hacen durante todo el día esos chavales que ni estudian ni trabajan? Seguro que se van a la playa a tomar el sol.
- De eso precisamente venía a hablarte, Ángela. ¿Tú podrías echarnos una manita anunciando que vas a permitir que los países ricos como el tuyo pongan en práctica medidas que reactiven la economía No hace falta que te comprometas mucho, sólo que nos des alguna esperanza después de tanta austeridad fiscal.
- No puedo, Mariano. Sabes que tengo elecciones este año y los alemanes ya están cansados de ayudar a países como el tuyo.
- No me hagas esto, Ángela. Dame un respiro. Tengo que volver a España con alguna promesa tuya de que nos vas a dar un respiro.
- Lo siento mucho, Mariano. Lo que sí puedo hacer cuando salgamos ante la prensa es decir que eres un tío admirable, que tus reformas son una nueva maravilla mundial y que más pronto que tarde darán resultados.
- ¡Pero Ángela! ¡Que tengo seis millones de parados, a toda la oposición en contra, a la gente de la calle que ya no confía en mí porque dice que he hecho lo contrario de lo que había prometido, como si tú me hubieses dejado otra salida. Ahora, para colmo de males, me persigue por todos los rincones un tío en el que confié ciegamente y una nube de periodistas que no hace más que preguntas incómodas. ¡Tienes que ayudarme!
- Ya te he dicho que lo siento, Mariano. No puedo hacerlo, me juego las elecciones y no querrás tener que negociar después con un socialdemócrata manirroto. Sospecho que eso no va contigo.
- ¡Cómo eres, Ángela!
- Mira, tú sales ahí y les dices que vas a poner en marcha algunas acciones para reactivar la economía, pero sin demasiados detalles que después te lo echan en cara si no lo cumples. Yo, por mi parte, diré que estoy obnubilada con tus reformas y que te voy a enviar todos los años a millones de turistas alemanes; hasta yo voy a seguir haciendo turismo en La Gomera, por cierto ¡qué bien se come allí! Eso sí, tienes que prometerme una cosa.
- Lo que tu digas.
- Tienes que decir que sigues comprometido hasta las corvas con el objetivo del déficit y las reformas estructurales. A los alemanes les encanta escuchar eso cuando vienen otros como tú a pedirme dinero.
- Vale. Así lo haré.
- ¡Ánimo, hombre! ¿Nos vemos en el Consejo del jueves?
- ¡Y qué remedio!
- ¡Guten Morgen, Mariano!
- ¡Gürtel Morgen, Ángela!

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …