Ir al contenido principal

Ana Mato, un peligro para la salud

Con el fin de garantizar la calidad y la universalidad de la sanidad pública, la ministra Ana Mato acaba de dar luz verde a un nuevo copago farmacéutico. Se empezará a aplicar el 1 de octubre y obligará a los enfermos graves y crónicos a desembolsar el 10% de los medicamentos que consuman y que sólo se dispensan en las farmacias de los hospitales. Eso sí, el máximo por envase será de 4,2 euros, por ahora.

La noticia casi ha pasado inadvertida, pero supone una nueva vuelta de tuerca en la carrera emprendida por Mato para hacernos pagar dos veces por nuestras enfermedades, aunque sean del tipo del cáncer o la esclerosis, como quien dice, pecata minuta no más grave que un catarro o un dolor de espaldas que se curan con unas friegas.

Se le están soliviantando otra vez los médicos, los pacientes y hasta las comunidades autónomas, incluida alguna del PP como la de Castilla y León, que advierten con no aplicar ese copago en sus territorios o que compensarán a los enfermos que se vean obligados a hacerlo. La justificación del Ministerio brilla por su ausencia y por no explicar ni siquiera explica cuánto se supone que se ahorrará el Sistema Nacional de Salud.


Sólo literatura abstrusa sobre equiparación del servicio farmacéutico y el uso racional del medicamento, como si fueran los enfermos los culpables de sus males y consumieran más pastillas de las indicadas. En otras palabras, lo aplico porque me da la gana y punto.

Lo más irritante es que la ministra que firma esta medida sin despeinarse es la misma que casi el mismo día en el que se publicó la orden en el BOE, decía que hay que hacer compatible la salud con la creación de puestos de trabajo para justificar el cambio de la ley antitabaco que ya debe de estar preparando de acuerdo con la exigencia de un millonario llamado Adelson a cambio de traernos el paraíso de Eurovegas a Madrid.

Estas son las cosas que, como comentábamos en la entrada de ayer en este blog, hacen de España el asombro y hasta el estupor del mundo – Montoro dixit. Por un lado, castigamos a los enfermos graves y crónicos, muchos de ellos personas mayores, con un copago más sin detenernos a calibrar los efectos negativos para la salud de aquellos con menos recursos económicos ni sopesar siquiera la posibilidad de hacer recaer parte de ese gasto presuntamente irracional sobre los todopoderosos laboratorios farmacéuticos; al mismo tiempo, le ponemos la alfombra roja a un sospechoso magnate del juego que chantajea a todo un Gobierno con la amenaza de llevarse a otro lado los miles de millones que supuestamente va a invertir en un macrotugurio con aeropuerto para vips.

Si él lo exige cambiamos la ley antitabaco para que se pueda fumar a placer en sus salas de juego y – ya lo veremos – hasta le permitiremos que los beneficios de los jugadores tributen en sus países de origen, si es que no van directamente en avión desde Eurovegas a algún paraíso fiscal. Dice el refrán que entre salud y dinero, salud primero. Sin embargo, la primera autoridad sanitaria de este asombroso país lo aplica exactamente al revés: el que quiera salud que se la pague.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …