Ir al contenido principal

Europa en burro

Es un tópico acusar a la Iglesia Católica de tardar siglos en amoldarse a los tiempos y aceptar los cambios sociales. Salvando las distancias, la Unión Europea también parece ir en burro cuando se trata de responder a las demandas de los ciudadanos y sólo acelera cuando se trata de evitar el desplome de la banca y dar satisfacción a los mercados. Ahí tenemos a los hombres de negro hurgando en los balances de los bancos españoles para decidir si nos someten a una nueva tanda de recortes y apretándoles a placer las tuercas a griegos, portugueses, chipriotas e irlandeses.

Pero cuando de lo que se trata es de echarle una mano a los ciudadanos ahogados cuando no directamente estafados las cosas de palacio empiezan a ir a paso de burro. Dos ejemplos lo avalan. Hace apenas unos días el Parlamento Europeo aprobó una nueva directiva comunitaria para fortalecer la protección ante los bancos de los consumidores con hipoteca. No crean que se trata de nada revolucionario que incluya demandas como la dación en pago. Nada de eso, no vaya a resentirse el delicado sistema financiero. Establece, eso sí, que los ciudadanos dispondrán de una semana para arrepentirse de lo firmado o para pensárselo antes de firmar.

Y poco más, salvo mucha literatura sobre la obligación de los bancos de informar con todo detalle de las condiciones de la hipoteca. Con todo y a pesar de lo timorata que es la directiva en cuestión, los estados no estarán obligados a adaptarla a sus respectivas legislaciones nacionales hasta dos años después de su aprobación definitiva, aunque los tribunales de justicia podrán apoyarse en ella en sus sentencias. Todo esto cuando en países como España son ya decenas de miles las familias desahuciadas o en riesgo de desahucio, por no mencionar los suicidios por esta causa. Deberían explicarles de qué les va a servir a ellas esta directiva y si verdaderamente servirá para las que puedan verse en el futuro en su misma situación.

Lo mismo tendrían que hacer respecto a otra iniciativa que también llega tarde. La Comisión Europea ha terminado por fin de creerse que los bancos actuaban conchabados para manipular el euribor que fija el interés de las hipotecas variables. Tal manipulación ha perjudicado a millones de ciudadanos europeos, sin mencionar la estafa que suponen las cláusulas suelo a las que en España han tenido que ponerle coto los tribunales ante la pasividad de un Gobierno siempre preocupado por la sacrosanta estabilidad del sistema financiero.

Ahora empezará el largo trámite burocrático para aprobar un reglamento en el que está previsto que sea un organismo comunitario ajeno a los bancos el que fije ese indicador. Prevé también multas muy severas para quienes hagan trampas, aunque ya los bancos tramposos han aceptado pagar cifras millonarias por jugar con las cartas marcadas, a buen seguro de que ha sido mucho menos de lo que se han embolsado engañando a los consumidores a los que nadie les devolverá el dinero estafado. Así las cosas, sí hay una diferencia notable entre la Unión Europea y el papa: mientras la primera va en burro el segundo lo hace al menos en un 4 Latas.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …