Ir al contenido principal

Se va el caimán

Si yo fuera italiano hoy estaría muy contento y hasta lo celebraría por todo lo alto. No lo soy pero también me siento satisfecho al saber que el Senado tardará no más de 20 días en expulsar definitivamente del parlamento italiano a Silvio Berlusconi. Un aire nuevo y fresco comenzará a respirarse en Italia cuando el caimán deje de emponzoñar la vida política con su impresentable presencia, su populismo huero y su mitinera sarta de manidas acusaciones a los jueces y a la izquierda de querer acabar con él por la vía judicial.

Ya ha tenido bastante,  se ha forrado a placer mezclando sus negocios privados y su cargo de primer ministro, ha sobornado a jueces, ha escandalizado y avergonzado a medio mundo con  el bunga-bunga, ha construido un imperio mediático desde el que vender su producto averiado a una sociedad que, incomprensiblemente, ha creído en él. Respeto pero nunca he podido entender cómo una parte del electorado italiano ha podido seguir confiando en alguien que ha sido el hazmerreir  de su país en medio mundo. Sin ser italiano he sentido verdadera vergüenza ajena ante las bufonadas del caimán y me he preguntado cómo era posible que siguiera recibiendo el apoyo electoral. Me lo sigo preguntando pero ya no me importa tanto la respuesta al saber que el Senado lo mandará a casa más pronto que tarde tras sus dos condenas firmes.


A la cárcel debería de ir dada la gravedad de sus delitos probados, aunque la Justicia italiana le permitirá elegir entre servicios sociales a la comunidad o arresto domiciliario atendiendo a su edad, 77 años. Se va pues el caimán y lo hace sin honor ni decencia, por la puerta de atrás de la política italiana y europea. Seguro que en muchas cancillerías europeas se ha lanzado hoy un hondo suspiro de alivio al saber que no tendrán que volver a soportar al payaso de todas las cumbres, al bufón de opereta de tercera de todas las reuniones importantes.

Su última payasada ha sido intentar dejar al gobierno de Enrico Letta a los pies de los caballos pero le ha salido el tiro por la culata, hasta los suyos le han traicionado en el último momento y han hecho lo que tenían que hacer: apoyar al Gobierno y evitar unas nuevas elecciones anticipadas como las que provocó hace menos de un año este caimán sin dientes cuando dejó caer al gobierno de Mario Monti.

Ahora buscaba renacer de sus propias cenizas confiado en que una parte importante del electorado italiano volvería a darle su confianza. Pero se acabó lo que se daba, la cordura se ha impuesto a la indecencia en la vida pública y Berlusconi tendrá que despedirse de la política. Si el Senado ratifica su expulsión nunca más podrá volver a ser parlamentario, por mucho que hable ahora de resucitar su viejo partido Forza Italia. Es el epílogo adecuado de una carrera política demasiado larga para tan poca sustancia y tan poca vergüenza. Addio, Silvio, no te echaremos de menos.

Comentarios

Entradas más visitadas

La moción de censura y el interés general

Hay dos formas de analizar el lío político en que vuelve a estar enredada España. Una es desde la perspectiva del interés puro y exclusivo de los partidos, es decir, de cómo juega cada uno sus cartas para mantenerse en el poder, para alcanzarlo o para evitar que los rivales directos lo alcancen. Esta forma es lo que cualquier ciudadano de a pie llamaría "politiqueo" no sin cierta razón. En él lo prioritario no es tanto el interés general como el particular de los partidos. Admito que el "polítiqueo" es parte esencial del sistema democrático, entendido éste como sistema competitivo entre partidos políticos en su lucha por la conquista del poder. No hay nada ilegítimo ni vergonzoso en este juego siempre y cuando no degenere en un tacticismo descarnado que apenas se intenta justificar apelando a valores y principios vagos e imprecisos. Cuando los líderes políticos se lanzan con tanto entusiasmo a estos juegos de trile como hacen estos días los españoles albergo pocas…

Pedro Sánchez y el registrador de la propiedad

Pedro Sánchez lo ha conseguido. Con su insistencia ha protagonizado un vuelco político sin precedentes y ha hecho historia: primera moción de censura que triunfa, primer presidente que no ha pasado por las urnas y primero también cuyo partido tiene menos escaños que los que suman los partidos que han apoyado su ascenso al poder. Entre otras cosas. Confieso que no daba un duro por el triunfo de esta moción y admito que no supe calibrar la capacidad de Sánchez para sumar los apoyos que necesitaba y hacer realidad el sueño personal que perseguía desde que fue elegido secretario del PSOE por primera vez. No quiero restarle méritos a la hazaña política que supone haber desembarazado por fin a este país de la pesada losa del Gobierno del PP y de Rajoy. 
Pero una vez pasada la euforia y las celebraciones, pido que se me conceda al menos que el éxito de la moción se ha basado en aceptar muchas de las reivindicaciones de quienes al final le han aupado a la presidencia y no en negociar y pacta…

Sin salida para Cataluña

Que levanten la mano quienes respiraron aliviados porque con la designación a dedo de Quim Torra como presidente catalán nos íbamos a librar una temporada del monotema; que se manifiesten quienes pensaron que Torra traería por fin un poco de normalidad política, recuperaría las instituciones catalanas de autogobierno y conseguiría que acabara la aplicación del 155. Supongo que solo los ingenuos y los bienpensados supusieron una cosa así. Los tuits y otras excrecencias literarias del ungido presidente por Puigdemont alertaron desde primera hora de que el personaje no venía precisamente a normalizar nada sino a mantener la anormalidad y a exacerbarla cuanto más mejor. 
En realidad no hace sino lo que le ordenó el Ausente, mantener el pulso con el Estado así perezca el mundo mientras los problemas de los catalanes siguen esperando que alguien tenga un día el detalle de acordarse de ellos. Y eso es lo que está haciendo el racista Torra a pedir de boca: primero fue su singular toma de pos…