Ir al contenido principal

Clavijo y Antona: pactar o no pactar

Puede que me equivoque y el pacto se firme pasado mañana. Sin embargo, en estos momentos, mi sensación es que Asier Antona tendrá que correr la Transvulcania si quiere que el PP entre en el Gobierno en minoría de Fernando Clavijo. Dicho de otra manera, CC quiere hacerle sudar la camiseta al PP antes de abrirle la puerta del recibidor si es que se la llega a abrir del todo y si es que a los populares les gusta el color de los sofás. A los hechos me atengo: el anuncio en tono más bien imperativo de Antona exigiendo entrar “ya” en el Gobierno para “coparticipar” en la gestión de los recursos que los presupuestos del Estado destinarán este año a Canarias, ha sido recibido en las filas nacionalistas como el que oye tocar a la puerta y desde el fondo de la cocina grita ¡ya vaaa! pero no termina de ir a abrir.

Que a las pocas horas de que Antona pidiera pacto algún medio ya hiciera pública la lista de consejeros nacionalistas defenestrados para hacerle hueco a los del PP, no debió ser visto con mucha simpatía en CC. Si encima Antona tilda a los que quiere convertir en sus socios de incapaces de gestionar por sí solos el dinero de los presupuestos del Estado, es más que comprensible que el entusiasmo en las filas nacionalistas no se haya desbordado. Un par de detalles aparentemente nimios ponen de evidencia que en CC parecen haber apostado por bajarle los humos al PP y a la urgencia con la que quiere entrar en el Gobierno.

“CC ha reaccionado como quien oye tocar a la puerta pero se demora todo lo que puede en abrir”

Pocas horas después de que la dirección popular hiciera oficial su intención de abrir las negociaciones, el secretario de CC, José Miguel Barragán, difundió unas declaraciones, no sobre ese posible acuerdo, sino sobre la necesidad de “diálogo y  consenso” para resolver el problema...¡de Cataluña!. Y por si no había quedado claro el mensaje, tras la reunión que la dirección de CC celebró el sábado no fue Barragán sino la número dos del partido, Guadalupe González Taño, la que atendió a los medios. Su respuesta ante las llamadas del PP al pacto se puede resumir en una sola frase: ni sí ni no ni qué bonitos ojos tienes debajo de esas dos cejas. En cuanto a plazos para alcanzar un hipotético acuerdo el límite es, como pronto, allá por las calendas griegas.


En este momento procesal es necesario hacerse un par de preguntas. La primera es lo que gana y lo que pierde CC accediendo a las arremetidas de Antona.  Ganaría en estabilidad política pero perdería autonomía y tendría que  verse obligada a presindir de algunos consejeros clave para la gestión del Ejecutivo y para los planes políticos de los nacionalistas. No es riesgo menor tampoco compartir gobierno con tu principal rival político en Tenerife, tu granero de votos más importante. Por tanto, la situación ideal para CC es que el PP continúe en la oposición apoyando al Gobierno en asuntos como la ley del Suelo o los próximos presupuestos autonómicos. Y para hacer valer esa posición dispone de una carta muy valiosa: el voto de Ana Oramas, clave para que Rajoy pueda presumir de haber aprobado dos presupuestos generales en un año, los de este y los del que viene. Ese voto es ahora más decisivo si cabe toda vez que nada o poco puede esperar Rajoy de un PSOE liderado por Pedro Sánchez.

Esa circunstancia maniata las alternativas de Antona en la oposición si CC se enroca y no cede a sus condiciones para entrar en el Gobierno. Y es aquí en donde toca preguntarse lo que gana y lo que pierde el PP. Sin duda gana proyección política y da satisfacción a quienes en el partido consideran que el dinero fresco de los presupuestos estatales les toca gestionarlo a ellos, por más que fueron los votos de dos diputados nacionalistas canarios los que lo consiguieron. El riesgo político que corren, y no es un riesgo nada desdeñable, es que se hacen corresponsables del eventual fracaso de la gestión de esos recursos y de apuntalar a un gobierno en minoría a cambio de unos cuantos cargos públicos. 

“A los ciudadanos no les interesa tanto quién gestiona sino cómo se gestiona el dinero público”


La tercera pregunta a responder es la más importante y tiene que ver con las ventajas y desventajas para los ciudadanos. En mi opinión, lo que interesa a los canarios no es tanto quién gestiona sino cómo se gestionan la sanidad, la educación o los servicios sociales. El PP está en su derecho de considerarse mejor gestor que CC pero la experiencia en otras instituciones y en otros ámbitos no siempre avala esa presunción que con tanta seguridad usan los populares para justificar que deben entrar en el Gobierno. Por lo demás, es cuando menos dudoso que poner el Ejecutivo patas arriba por segunda vez en seis meses para que el PP encuentre acomodo y satisfaga sus deseos de tocar las mieles del poder, sea algo que estén dispuestos a asumir de buen grado unos ciudadanos cansados de que el interés general sea una mera excusa para hacer valer determinadas estrategias políticas. Eso, por no mencionar la pereza que da sólo pensar en volver a decorar tanto despacho de consejería después de las mudanzas a las que obligó la expulsión del PSOE a las tinieblas exteriores.    

Comentarios

Entradas más visitadas

La moción de censura y el interés general

Hay dos formas de analizar el lío político en que vuelve a estar enredada España. Una es desde la perspectiva del interés puro y exclusivo de los partidos, es decir, de cómo juega cada uno sus cartas para mantenerse en el poder, para alcanzarlo o para evitar que los rivales directos lo alcancen. Esta forma es lo que cualquier ciudadano de a pie llamaría "politiqueo" no sin cierta razón. En él lo prioritario no es tanto el interés general como el particular de los partidos. Admito que el "polítiqueo" es parte esencial del sistema democrático, entendido éste como sistema competitivo entre partidos políticos en su lucha por la conquista del poder. No hay nada ilegítimo ni vergonzoso en este juego siempre y cuando no degenere en un tacticismo descarnado que apenas se intenta justificar apelando a valores y principios vagos e imprecisos. Cuando los líderes políticos se lanzan con tanto entusiasmo a estos juegos de trile como hacen estos días los españoles albergo pocas…

Pedro Sánchez y el registrador de la propiedad

Pedro Sánchez lo ha conseguido. Con su insistencia ha protagonizado un vuelco político sin precedentes y ha hecho historia: primera moción de censura que triunfa, primer presidente que no ha pasado por las urnas y primero también cuyo partido tiene menos escaños que los que suman los partidos que han apoyado su ascenso al poder. Entre otras cosas. Confieso que no daba un duro por el triunfo de esta moción y admito que no supe calibrar la capacidad de Sánchez para sumar los apoyos que necesitaba y hacer realidad el sueño personal que perseguía desde que fue elegido secretario del PSOE por primera vez. No quiero restarle méritos a la hazaña política que supone haber desembarazado por fin a este país de la pesada losa del Gobierno del PP y de Rajoy. 
Pero una vez pasada la euforia y las celebraciones, pido que se me conceda al menos que el éxito de la moción se ha basado en aceptar muchas de las reivindicaciones de quienes al final le han aupado a la presidencia y no en negociar y pacta…

Sin salida para Cataluña

Que levanten la mano quienes respiraron aliviados porque con la designación a dedo de Quim Torra como presidente catalán nos íbamos a librar una temporada del monotema; que se manifiesten quienes pensaron que Torra traería por fin un poco de normalidad política, recuperaría las instituciones catalanas de autogobierno y conseguiría que acabara la aplicación del 155. Supongo que solo los ingenuos y los bienpensados supusieron una cosa así. Los tuits y otras excrecencias literarias del ungido presidente por Puigdemont alertaron desde primera hora de que el personaje no venía precisamente a normalizar nada sino a mantener la anormalidad y a exacerbarla cuanto más mejor. 
En realidad no hace sino lo que le ordenó el Ausente, mantener el pulso con el Estado así perezca el mundo mientras los problemas de los catalanes siguen esperando que alguien tenga un día el detalle de acordarse de ellos. Y eso es lo que está haciendo el racista Torra a pedir de boca: primero fue su singular toma de pos…