Ir al contenido principal

El asombro del mundo

Ha dicho Montoro que no tardará España en volver a ser el asombro del mundo y, si él lo dice, así será. Preparémonos por tanto para convertirnos en algo así como la octava o la novena maravilla mundial, que ya he perdido la cuenta. Dejaremos boquiabierto al mundo, pasmado de asombro y envidia ante lo que España es capaz de hacer con un gobierno como el actual y, sobre todo, con un ministro como Montoro, él mismo asombro de propios y extraños, mayores y pequeños, hombres y mujeres, laicos y seglares, etc.

Las bases para que España maraville tanto o más que las pirámides de Egipto, los jardines colgantes de Babilonia, el Faro de Alejandría o el Coloso de Rodas están puestas. Veamos algunas: en unos años España aportará uno de cada tres pobres a la Unión Europea, toda una contribución al asombro internacional. Ya aportamos una buena parte de los parados, de los pensionistas con peores pensiones y de los estudiantes con el futuro más negro.

Nuestra contribución al asombro mundial incluye también un tesorero político trincón con millones de euros en Suiza, un presidente de gobierno pillado en una maraña de mentiras y medias verdades, una oposición en un quiero y no puedo, el presidente de un tribunal de garantías constitucionales afiliado a un partido político, una clase dirigente atornillada al sillón del poder pidiendo la dimisión de los rivales y una clase empresarial babeando de placer ante cada vuelta de tuerca laboral. Del mismo modo asombramos por nuestra determinación para acabar con los políticos corruptos pero no dejamos de votar por ellos y aplaudirlos a la salida de los juzgados a la vez que hacemos aeropuertos para las personas y los pájaros.

No se agotan aquí las maravillas que hacen de España el asombro ya no sólo mundial sino intergaláctico, que se queda corto Montoro, de natural modesto. Tenemos los jugadores de fútbol más caros del mundo y los índices de pobreza más altos de Europa, al mismo tiempo que cambiamos las leyes nacionales y aprobamos excepciones fiscales para que magnates de puro y billetera conviertan medio Madrid en un tugurio gigantesco y exclusivo.

No se vayan que hay más: les sacamos las castañas del fuego a los bancos y le damos largas a desahuciados y estafados; somos un país hecho de retazos que cada día amenaza con romper las costuras pero tratamos el problema con displicencia y desdén, nos decimos soberanos pero inclinamos la cerviz ante los mercados, ponemos en venta los hospitales públicos para garantizar la sanidad universal y de calidad y ahorramos en seguridad ferroviaria; les pasamos factura por los medicamentos a los pensionistas y les perdonamos sus deudas a los defraudadores fiscales; subimos los impuestos cuando prometemos bajarlos y recortamos las pensiones cuando prometemos mejorarlas.

Y aún más: obligamos a los estudiantes más pobres a demostrar que son más listos que los ricos para recibir una ayuda pública, animamos a nuestros jóvenes a buscarse la vida en otros países y decimos que eso es bueno y que se llama “movilidad exterior”; aseguramos que somos un país aconfesional pero le damos cada vez más cancha a la enseñanza religiosa y seguimos acudiendo con mantilla y peineta a la procesión del Corpus y al Vaticano de Roma en donde, por cierto, parece que se ha colado un “rojo” de rondón; nos enorgullecemos de ser modernos y civilizados y seguimos quemando, desriscando y alanceando toros, cabras, burros y lo que se nos ponga por delante.

Y sigue la lista de maravillas: somos un país antiguo que ama y apoya la cultura pero subimos los impuestos al teatro y al cine y, de paso, ponemos a los artistas a parir si osan expresar en público sus opiniones. De remate, se nos llena la boca de grandes palabras sobre la Justicia pero la manipulamos y politizamos y le ponemos tasas de acceso.

También hay cosas buenas pero no son tan maravillosas como las de la lista anterior. Aunque se queda corto Montoro en una cosa: no somos o seremos el asombro del mundo, lo que en realidad somos ya es el estupor del planeta y de la galaxia.

Comentarios

  1. No se por qué me evocó la confluencia cosmica de Pajín
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, algo se le debe de haber pegado a Montoro. Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…