Ir al contenido principal

¿Qué dirá Merkel?

En una entrevista en LA VANGUARDIA, (leer aquí) Cristóbal Montoro, el ministro más dicharachero del gobierno que preside Mariano Rajoy, ha venido a reconocer entre líneas que España no podrá cumplir su objetivo de reducir el déficit hasta el 4,4% en 2012 y mucho menos alcanzar el 3% sólo un año después. En realidad ya lo había dicho con más claridad el pasado viernes, aunque apenas unas horas después la vicepresidenta y portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, le enmendó la plana y aseguró que España cumplirá ese objetivo aunque ello suponga realizar más recortes. 

A Montoro no se le escapa que bajar en sólo un año de un déficit de más del 8% al 4,4% es tarea titánica que tendría que pasar, entre otras cosas, por una subida del IVA o por tocar los impuestos especiales, y ambas opciones parecen descartadas (de momento). Todo ello, además, en un escenario económico negrísimo en el que el Fondo Monetario Internacional vaticina que la economía española caerá este año cerca de un 2% y para el que los expertos calculan que la tasa de paro escalará hasta el 24%. 

Por eso, el ministro ya insinúa que si Bruselas (léase Angela Merkel) no cede en su sacrosanta política de estabilidad presupuestaria, la medicina de caballo que habrá que aplicar sólo conseguirá agravar mucho más la salud del enfermo (algo en lo que, por otra parte, coinciden casi todos los analistas). Estaríamos hablando de un ajuste de 50.000 millones de euros frente a los 16.500 con los que arrancó la era de ajustes de Rajoy hace menos de un mes. 

De ahí que Montoro ande sondeando la posibilidad de retrasar en el tiempo el cumplimiento del objetivo de déficit, tal y como propuso Alfredo Pérez Rubalcaba en la última campaña electoral para rechifla de los populares. La demora permitiría inyectarle algo de oxígeno al enfermo por la vía de medidas de dinamización económica que el gobierno de Rajoy sigue sin poner en marcha y mucho menos anunciar. 

Claro que, para ello, hay que contar con la señora Merkel, obsesionada con su intención de hacer pagar a los manirrotos países del sur sus alegrías presupuestarias de la época de vacas gordas. De manera que, si Merkel no quiere, hay poco que hacer. La canciller es de las personas que piensan que no hay mejor remedio para una enfermedad que aplicar siempre el mismo tratamiento, aunque las evidencias demuestren que sus efectos son los contrarios a los deseados. Muera el paciente si es preciso, pero muera sin déficit.

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …