Ir al contenido principal

Despista que algo queda


Dice el ministro de Justicia que en España hay una "violencia estructural sobre la mujer embarazada" que la conduce a abortar. Lo ha dicho en el Congreso de los Diputados en respuesta a una pregunta parlamentaria de la oposición y leyendo de una libretita de anillas. Es decir, que tenía la respuesta bien preparada. Decirlo y "ponerlo a parir" toda la oposición y las asociaciones de mujeres ha sido una sola cosa y expectantes esperamos la reacción de la Conferencia Episcopal. 

En cualquier caso, Ruiz Gallardón, al que siempre se ha presentado como uno de los representantes del ala moderada del PP, ha vuelto a acaparar titulares, comentarios y editoriales en todos los medios de comunicación. Lo mismo ocurrió cuando habló de modificar la actual Ley del aborto para retrotraerla a una situación en la que abortar era considerado delito; o cuando anunció el cobro de tasas por la segunda instancia judicial o las bodas ante notario.

Pero más allá de que el ministro demuestra con esas manifestaciones que de moderado no tiene mucho amén de un profundo desconocimiento de la realidad de las mujeres que se ven en el trance de abortar, sus palabras han servido para ponerle sordina a las negras perspectivas económicas que nos regala a diario el Gobierno del que forma parte. Es la vieja táctica de lanzar cortinas de humo que, a lo que se ve, sigue funcionando. Mientras hablemos de lo que dicen Gallardón o Wert o cualquier otro ministro que no sean los responsables de la economía, eso que habrán ganado.

Enredados en declaraciones mediáticas que ocupan gruesos titulares dejaremos de pensar al menos por unas horas en el hachazo a las inversiones públicas que se anuncia para este año, en los recortes en los servicios básicos o en la reforma laboral. Hablemos pues del aborto, creemos debates artificiales mientras nos la meten por la escuadra.    

Comentarios

Entradas más visitadas

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…

En bolas contra Merkel

¡Olé por los cataplines del manifestante que ayer los mostró en Atenas al mundo entero para protestar contra la visita de Merkel! Ver a este hombre en bolas correteando en la manifestación, con riesgo de ser alcanzado por una pedrada y ante la mirada atónita de unos policías forrados de pies a cabeza, ha sido como un soplo de aire fresco en medio de tanta asfixiante medida de austeridad.


Nunca antes tuvo tanto sentido la manida frase de que una imagen vale más que mil palabras: con su gesto desnudo, este manifestante ha escenificado ante el mundo los verdaderos efectos de las draconianas medidas de ajuste que se le están imponiendo al pueblo griego que, como a este hombre, ya no le queda ni lo puesto.

Su decisión de echarse a la calle en cueros es mucho más esclarecedora y pedagógica de los verdaderos efectos de la crisis que las mil cumbres de alto nivel, otras tantas reuniones históricas en Bruselas y no menos ruedas de prensa de los presuntos líderes europeos para explicar lo qu…