Ir al contenido principal

La huelga que Rajoy se merece


No engañaba Rajoy cuando presumía en Bruselas ante sus colegas de que la reforma del mercado de trabajo que iba a aprobar su gobierno le costaría una huelga general. No iba de farol el presidente, al contrario, sabía bien de lo que hablaba y los hechos no han tardado en darle toda la razón. Rajoy, para no ser menos que Zapatero o que Aznar o que Felipe González, ya tiene también su huelga general, sólo que él ya sabía de antemano y con toda certeza que se la iban a convocar.

En realidad, puede decirse que cuando pensó en su reforma laboral lo hizo con la vista puesta no sólo en los sagrados mercados y en satisfacer los deseos de la patronal regalándoles una reforma claramente desequilibrada en beneficio de la parte empresarial, sino en la línea de flotación de los sindicatos en la que impacta de lleno y le abre una seria vía de agua.

Huelga inevitable

¿Qué podían hacer los sindicatos si no convocar una huelga general? No es realista, como hacen algunos, apelar al dialogo con el Gobierno ni confiar en que los aspectos más duros de la reforma como el drástico abaratamiento del despido y la simplificación de sus causas se suavicen en el trámite parlamentario del proyecto de ley.

Por tanto, ante una reforma que los sindicatos saben que no podrán modificar por la vía del diálogo con el Gobierno ni por la vía parlamentaria y que, además, cuestiona con tanta profundidad su propio papel en el nuevo marco de relaciones laborales que se perfila, su única alternativa era convocar una huelga general.

 Alto riesgo

Sin embargo, es una convocatoria extraordinariamente arriesgada por varias razones. El pesimista estado de ánimo económico de la sociedad española no es el caldo de cultivo más idóneo para que una huelga general tenga éxito y, aunque lo tuviera, eso no garantizaría una reforma menos agresiva para con los trabajadores. Por otro lado, debido a sus propios errores, los sindicatos son en parte responsables de generar escasa empatía social, a lo que hay que sumar la campaña inmisericorde de derribo y desprestigio mediático ya en marcha.

Cabe suponer que todos esos factores han sido cuidadosamente analizados y sopesados por las cúpulas de UGT y CCOO antes de dar un paso que, en última instancia, estaban obligadas a dar a pesar del riesgo de cosechar una magra respuesta como la que se produjo en la protesta general contra la reforma laboral de Rodríguez Zapatero.  

Hay razones

Sin embargo, hay razones de mucho peso para que la huelga general sea un éxito y el pesimismo reinante se torne en exigencia social clara  de que la vía marcada por los mercados y el Gobierno no es la que nos va a sacar de la crisis sino la que nos va a enterrar con ella.

La durísima reforma laboral que borra de un plumazo la cultura del diálogo y la concertación social de la democracia y deja inermes a los trabajadores ante los empresarios, es sin duda la razón más importante, aunque podrían añadirse varias más: ajustes y recortes que recaen una y otra vez sobre las mismas espaldas, actuación timorata cuando no claramente favorecedora de los grandes poderes financieros o involución ideológica en el terreno de las libertades. Argumento todos ellos de peso para que Mariano Rajoy tenga la huelga general que esperaba y que se merece.

 O dicho a la manera de Carlos Cano......




Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …