Ir al contenido principal

Primera semana de pasión de Rajoy


La última de marzo se ha convertido en la primera semana de pasión del Gobierno de Mariano Rajoy. Comenzó el domingo cuando los andaluces hicieron trizas las encuestas y dejaron a Javier Arenas con un palmo de narices. Y continúo ayer con una huelga general que fue un éxito para los sindicatos y de efectos "muy moderados" para el Gobierno.

Tal vez ni tanto ni tan calvo. La mayoría de las informaciones coinciden en que el paro tuvo un seguimiento alto en la industria y los transportes públicos y mucho más atenuado en el comercio.  


Otra cosa son las manifestaciones de ayer tarde en toda España que, según el propio Ministerio del Interior, movilizaron a 850.000 ciudadanos contra la reforma, muchos más según los sindicatos.

Guerra de cifras al margen, el mensaje ha sido nítido: a los españoles no les gusta la reforma laboral del Gobierno de Rajoy por desequilibrada, injusta e inútil. Los sindicatos advierten con un empeoramiento del clima social en este país, fruto de la suma de medidas injustas que hacen recaer sobre los trabajadores las consecuencias de una crisis de la que no son responsables pero que se utiliza como coartada para dinamitar derechos sociales y hasta constitucionales.

El Gobierno afirma que está dispuesto a negociar "hasta la extenuación" pero no a cambiar los aspectos "troncales" de la reforma (Fátima Báñez dixit). No invita a la esperanza la posición del Gobierno, enrocado en una reforma que genera rechazo social y centrado sólo en agradar a los mercados y a la patronal.

Mala cosa sería que el clima social se siga deteriorando por el empecinamiento de un Gobierno que, amparado en el cheque en blanco con el que parece interpretar su mayoría absoluta, se muestra insensible al disgusto de la ciudadanía con sus medidas.

Con este panorama, hoy conoceremos la nueva retahíla de recortes y ajustes que contienen los Presupuestos Generales del Estado, tan celosamente guardados hasta que pasaran las elecciones autonómicas andaluzas. El Gobierno se dispone a echar así más leña al fuego del descontento social sin que, en paralelo, se atisbe una sola medida que sirva de verdad para reactivar la economía y repartir las cargas de la crisis de manera mucho más justa. Juega con fuego el Gobierno y ya se sabe lo que pasa en estos casos: que se puede quemar y extender el incendio a toda la sociedad.

Comentarios

Entradas más visitadas

En bolas contra Merkel

¡Olé por los cataplines del manifestante que ayer los mostró en Atenas al mundo entero para protestar contra la visita de Merkel! Ver a este hombre en bolas correteando en la manifestación, con riesgo de ser alcanzado por una pedrada y ante la mirada atónita de unos policías forrados de pies a cabeza, ha sido como un soplo de aire fresco en medio de tanta asfixiante medida de austeridad.


Nunca antes tuvo tanto sentido la manida frase de que una imagen vale más que mil palabras: con su gesto desnudo, este manifestante ha escenificado ante el mundo los verdaderos efectos de las draconianas medidas de ajuste que se le están imponiendo al pueblo griego que, como a este hombre, ya no le queda ni lo puesto.

Su decisión de echarse a la calle en cueros es mucho más esclarecedora y pedagógica de los verdaderos efectos de la crisis que las mil cumbres de alto nivel, otras tantas reuniones históricas en Bruselas y no menos ruedas de prensa de los presuntos líderes europeos para explicar lo qu…

Política low cost

La actuación de los partidos y del Gobierno de Sánchez está derivando lamentablemente hacia un teatrillo perpetuo, en el que prima mucho menos lo que se dice y cómo se dice que el ruido mediático que se pueda hacer. De estas prácticas tan perniciosas para la calidad del sistema democrático participan los principales partidos de lo que en tiempos se llamaba "arco político" y hoy podríamos motejar de "circo parlamentario". El Congreso y el Senado ya no son tanto los ámbitos del debate político razonable a partir de opciones políticas divergentes, como las cajas de resonancia mediática de chascarrillos, broncas, descalificaciones y postureos varios. Se me podrá argumentar que, poco más o menos, son así todos los parlamentos del mundo y puede que en parte sea cierto. Sin embargo, tengo la sensación de que, desde el advenimiento de la política - espectáculo y la polarización de los medios, ese tipo de comportamientos ha empezado a desbordar todos los límites permisible…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…