Ir al contenido principal

Botín for president

Dice Botín, presidente del Banco Santander, que no son los bancos los culpables de esta crisis ¡qué va!. Son los políticos, esos señores y señoras que se nos aparecen a toda hora diciendo una cosa y haciendo la contraria y a los que los ignorantes ciudadanos de a pie nos empeñamos en votar una y otra vez sin comprender que no sirven para nada. 

 
Cómo van a ser los bancos los culpables si no fueron ellos los que inventaron las subprimes; tampoco son los responsables de haber hinchado la burbuja inmobiliaria de la que ahora quieren salir por la vía de cerrar a cal y canto el crédito a familias y empresas; no fueron los bancos los que concedieron hipotecas por el cien por cien del valor de la vivienda a pagar en cómodos plazos de 40 ó 50 años; tampoco ofrecieron crédito para los muebles, el coche y las vacaciones; ni los que aplican sin piedad la "cláusula suelo" a las hipotecas y las ejecutan con la misma inmisericordia; tampoco son los bancos – ¿a quién se le ocurre pensarlo ? – los que reciben dinero a mansalva del Banco Central Europeo a un cómodo interés del 1% y luego lo invierten en deuda pública al 3,5%, ni los que no paran de subir las comisiones para enjugar sus maltrecho balance intoxicados de ladrillos. Y por supuesto, el dinero que han recibido para que no se derrumbaran tampoco ha salido de nuestros bolsillos. 

Los bancos – convenzámonos – son unos angelitos, unas hermanitas de la Caridad que sólo buscan nuestro bien y prosperidad. ¿Por qué nos empeñamos en zaherir, poner de chupa de dómine y convertir a estas ONGs en el chivo expiatorio de la situación? Miremos a los políticos, ellos son los únicos responsables de todo los que nos pasa. Y no digo yo que no tengan también su parte de responsabilidad, pero precisamente por no haber atado corto a las entidades financieras cuando aún estaban a tiempo, por desregular los mercados y por la promiscuidad de sus relaciones con la banca.

Ahora, sin embargo, ya es tarde. Pongamos a Botín de presidente – en Grecia y en Italia ya han puesto a sendos banquero a resolver la crisis – con la condición, eso sí, de que mantenga a Luis de Guindos – ex de Lheman Brothers – en una supercartera llamada "La Banca siempre gana".


Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…