Ir al contenido principal

La cuadratura del círculo


Apremiado por la Comisión Europea, el Gobierno de Mariano Rajoy acaba de dar a conocer el déficit público con el que España cerró el año 2011. Los peores pronósticos no sólo se han cumplido sino que se han agravado: un 8,5% de déficit frente a un objetivo del 6%, es decir, dos puntos y medio más de lo esperado y prometido por el gobierno saliente.

Dicen las cifras mostradas ayer tarde por el ministro Montoro, que buena parte del problema se ha generado en las comunidades autónomas en donde el déficit global rozó el 3%, prácticamente lo mismo que en 2010. Es cierto que Montoro arrastra el ascua para su sardina y, además de callar el déficit de las comunidades autónomas en las que gobierna el PP,  no incluye los déficits de financiación que sufren autonomías como Andalucía o Canarias, sin ir más lejos.
 
 En cualquier caso, lo que parece fuera de toda discusión es que las comunidades autónomas no han cumplido en el pasado ejercicio con las medidas de ajuste a las que se habían comprometido, bien sea porque el grueso de su gasto se va en sanidad y educación, es donde ni se puede ni se debe recortar, bien sea porque no han querido meter la tijera en otros gastos menos perentorios.

También es verdad que no todas las comunidades autónomas han incumplido por igual, de hecho, la única que se ha ajustado a la previsión ha sido Madrid (por la vía de cargar los ajustes sobre la sanidad y la educación), mientras que Canarias, la que más de cerca nos toca, se ha desviado medio punto del objetivo del 1,3% para todo el año con efectos también en los servicios básicos.

La incógnita

Con todo y con los datos sobre la mesa del Gobierno y de la Comisión Europea, la pregunta que toca hacerse ahora es ¿qué va a hacer el Gobierno de Mariano Rajoy? ¿cómo va a conseguir pasar de un déficit del 8,5% al 4,4%, que es el objetivo fijado para este año? Parece imposible y además lo es. El presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, dijo hace poco que España sólo podrá cumplir ese objetivo "mintiendo".

No creo yo que sea eso lo que va a hacer.  La cuestión es si en Bruselas (es decir, si en Berlín) decidirán que hay que mantener el objetivo imposible cueste lo que cueste y caiga quién caiga. El ministro Montoro no quiso soltar prenda ayer tarde sobre la conveniencia de istar a Bruselas a flexibilizar la consecución de ese objetivo para dejarlo en algo más de lo previsto.

Es comprensible que el Gobierno no quiera decirlo públicamente por las perversas consecuencias que eso podría tener para nuestro país, con las agencias de calificación y los malvados mercados vigilándonos de cerca. Sin embargo, todo hace indicar que el Gobierno, si no lo ha hecho ya, no tendrá más remedio que pedirlo en Bruselas.

Pero no nos llamemos a engaño: aún así no creo que la rebaja sea muy sustanciosa y lo más que cabe esperar es que la Comisión nos obligue a dejar el déficit de 2012 en el 5% o algo más, como mucho. En todo caso, ello implicará que habrá que continuar con los ajustes y los recortes para rebañar tal vez en torno a otros 20.000 millones de euros que sumar a los cerca de 15.000 que ya se pretenden ahorrar por la vía de la subida de impuestos y congelación salarial en marcha.

Más preguntas

Y aquí surge el segundo bloque de preguntas: ¿sobre quiénes van a recaer estos nuevos sacrificios que ya se huelen en el ambiente ? ¿sobre los mismos de siempre? ¿sobre las rentas del trabajo? ¿sobre la sanidad, la educación o los servicios sociales? ¿a través de la subida del IVA?.

O si lo prefieren: ¿cuándo va el Gobierno a fijarse en la fiscalidad de las SICAV y de las grandes fortunas? ¿no piensa hacer nada para luchar con eficacia contra el fraude fiscal? ¿qué hay de la tasa Tobin a las transacciones bancarias que Mariano Rajoy defendió en presencia de Nicolás Sarkozy? ¿piensa el Gobierno que suministrando medidas tóxicas salvará al enfermo? ¿no cree llegada la hora, a la vista de lo que está ocurriendo en Grecia, por ejemplo, de pensar en medidas que reactiven la economía?

En definitiva: ¿cómo piensa el Gobierno sacar a la economía del agujero por el que está cayendo y al mismo tiempo cumplir los objetivos del déficit? Lograrlo sería encontrar la cuadratura del círculo vicioso en el que estamos atrapados. 

Y, por cierto, para empezar a saber qué se propone hacer, sería bueno que dejara de marear la perdiz y diera a conocer cuanto antes los Presupuestos Generales del Estado sin esperar a las elecciones andaluzas, ¿o es que van a ser tan duros que teme perderlas?

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …