Ir al contenido principal

Españoles en Laponia


Ha dicho por ahí un señor apellidado Feito que hay que retirarle la prestación por desempleo al parado que no acepte el primer trabajo esclavo que se le presente "aunque sea en Laponia". El tal Feito no es un mindundi cualquiera, sino un preboste de la cosa patronal española,  por más señas, presidente de la Comisión de Política Económica y Financiera de la CEOE desde el año 2000.  No creo que después de estas declaraciones su jefe el señor Rosell le despida con 20 días de indemnización. 

Además de cerebro de la ideologizada CEOE, Feito ha sido Embajador de España ante la OCDE y actualmente es presidente de la Asociación de Sociedades Españolas Concesionarias de Autopistas, Túneles, Puentes, Vías de Peaje y otros embudos. Y además de todo eso, Feito tiene una larga trayectoria de cancaburradas siempre en contra de los trabajadores. 

En 2010, en plena negociación sobre la reforma laboral del Gobierno de Zapatero, afirmó que la posibilidad de una huelga general era una "reacción infantil, inmadura y absurda".  

Por las mismas fechas aseguró que "cuanto más caigan los salarios por persona ocupada y hora trabajada, mayores serán las posibilidades de aumentar el empleo e impulsar la actividad productiva” . De emplear el látigo en el tajo no dijo nada, pero tal vez lo pensaba.

Así se las gasta el señor Feito, que en el fondo no hace sino expresar sin tapujos lo que piensa la patronal de este país, venida arriba con la reforma laboral que le ha regalado el Gobierno del PP. Que no desespere el señor Feito, que a este paso todo se andará.

 Sólo que por aquello de la variedad y por no incrementar demasiado la población lapona de parados españoles que en poco tiempo acabarían con los renos de Papá Noel, le sugiero que piense también en la posibilidad de mandar a los parados remolones a  Siberia y a los más frioleros al Kalahari. Para que aprendan a no quedarse en paro.  

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …