Ir al contenido principal

¿Qué hay de nuevo, Luis?


La cabra tira al monte y los banqueros a la banca. El ministro de Economía, Luis de Guindos (ex de Lehman Brothers) acaba de realizar dos anuncios muy mediáticos pero que tienen truco. Vamos por partes. Ha anunciado de Guindos que va a "permitir" (ojo a la palabra: permitir) que los bancos acepten la llamada dación en pago como vía de saldar la deuda hipotecaria con una entidad financiera.

Podrán acogerse a ella familias con escasos recursos económicos, con todos sus miembros en paro y sólo para la primera residencia (habría que saber cuántas familias en esa situación tienen más de una casa). Ahora bien: la propuesta del ministro (adelantada por cierto por la patronal bancaria ¡qué casualidad), aparte de que no es ninguna novedad porque cualquier banco puede aplicarla si quiere, no va mucho más allá de elaborar un código de buenas prácticas (así lo ha llamado de Guindos) al que podrán acogerse (o no) las entidades financieras.

E incluso acogiéndose a él, nada las obliga a aceptar la dación en pago, aunque el Gobierno les ofrece generosamente la posibilidad de desgravarse fiscalmente las posibles pérdidas.  En cualquier caso, no habrá ley alguna que obligue a un banco a cobrarse la hipoteca por la vía de la dación en pago, todo dependerá de su soberana voluntad. De manera que las familias angustiadas ante la imposibilidad de hacer frente a los plazos de la hipoteca ya pueden irle rezando a San Mateo, patrón de los banqueros.

Aún hay más: ha anunciado también el ministro de Guindos la puesta en marcha de un "instrumento financiero" para que las pequeñas y medianas empresas puedan cobrar los cerca de 40.000 millones de euros que les adeudan las administraciones públicas (ayuntamientos, cabildos y comunidades autónomas).

Lo primero que se le viene a uno a la cabeza es que la Ley contra la morosidad pública aprobada en la pasada legislatura no ha servido absolutamente para nada. Sin embargo, cuando se lee la letra pequeña de esta otra propuesta del ministro empieza uno a darse cuenta de por dónde van las intenciones.

Si usted es un empresario y una administración publica le debe dinero deberá acudir a algunos de los bancos que se sumarán encantados a la propuesta del ministro para cobrarla. El banco a su vez se la cobrará al Estado, que tendrá que emitir deuda pública a interés de mercado para financiarla, y éste le pasará la factura a la administración deudora morosa.

¿Gratis? ¿Sin costes para nadie? Nada de eso. Más allá de que la operación puede tener efectos negativos sobre el déficit público, bestia negra de la política económica neoliberal, usted seguramente se quedará sin cobrar los intereses por la demora en el pago, pero el banco se llevará un pingüe interés del 6% por hacer de pagador del Estado. Los bancos, cómo no podía ser de otra manera, se frotan las manos: el Banco Central Europeo les presta dinero en régimen de barra libre al 1% y ellos lo cobran al 6%.

Da manera que, si la dación en pago sigue siendo una cuestión de voluntad bancaria y no de obligación legal y si los bancos siguen saneando sus balances por la vía de cobrarnos cinco o seis veces más caro el dinero que les prestamos al 1%, sólo cabe una pregunta: ¿Qué hay de nuevo, Luis?

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…