Ir al contenido principal

Ahora sí que estamos jodidos

Anda el país hecho unos zorros y eso se nota en el ánimo del personal, que atesora los euros ante el feo panorama. Se alimenta así un círculo vicioso de paro, bajo consumo, falta de crédito e inversión y más paro. El listado de problemas es interminable, mientras que el de soluciones que no sigan castigando a las clases populares y salvándole el pellejo a los que más tienen permanece en blanco impoluto.

Con todo, los españoles hacemos de tripas corazón y, aunque cada vez más cabreados, tiramos cómo podemos sin esperar de nuestros gobernantes – sabemos lo que hay que hacer y lo vamos a hacer - más que nuevos ataques a derechos que costó mucho tiempo y luchas conquistar.

Sin embargo, lo que más preocupa en estos momentos a una gran parte del país no es que el paro haya vuelto a subir en agosto, que las cuentas de la Seguridad Social estén a un paso de entrar en números rojos a pesar de las engañosas previsiones del Gobierno o que cuatro de cada diez parados canarios no reciban ya ningún tipo de prestación por su condición de desempleados. Todo ello después de que se nos vendiera la desequilibrada e injusta reforma del mercado laboral como la panacea para crear empleo.

Con ser muy grave, tampoco es lo que más quita el sueño que los inmigrantes en situación administrativa irregular se hayan quedado sin cobertura sanitaria pública gracias a una medida clasista, orientada únicamente a satisfacer el ala ideológica más rancia de la derecha y puesta en marcha, además, de la manera más chapucera que cabía imaginar. 

Se habla mucho también de las 400 medicamentos que se han quedado sin financiación pública o del repago sanitario que se ceba con los pensionistas.Tema que también es motivo de todo tipo de preocupados comentarios es la certeza de que al rescate de la banca – ¡la banca siempre en lugar prioritario! - le seguirá en las próximas semanas otro del país entero con lo que eso va a suponer en términos de nuevos y demoledores ataques a lo que va quedando en pie del maltrecho estado del bienestar.

En esa línea, alarman también los planes para cargarse la educación pública por la vía de eliminar plazas docentes, recortar becas y subvenciones, imponer los contenidos por los que suspira la ultramontana derecha católica, financiar con dinero de todos a los centros concertados que apliquen la educación segregada por sexos y, de guinda, reponer las corridas de toros en la televisión pública.

Todos estos asuntos y muchos otros que podrían mencionarse aquí preocupan y amargan incluso el día a día de millones de españoles. Pero lo que de verdad tiene al país en estado catatónico desde hace unos días, con todos los medios de comunicación haciendo cabalas y barajando hipótesis, es que un señor llamado Cristiano Ronaldo, tipo de insufrible chulería que se embolsa unos 2 millones de euros al mes por darle patadas a una pelota, está triste.

¡Ahora sí que estamos jodidos de verdad!

Comentarios

Entradas más visitadas

Paciencia agotada

Paciencia es lo que se le suele recomendar a los familiares de un enfermo desahuciado por los médicos. Mariano Rajoy, en cambio, se la pide directamente el paciente a falta de un argumento mejor que ofrecerle para darle ánimos. El presidente raya en el cinismo político con su petición después de casi un año y medio en La Moncloa en el que todos los datos macro y microeconómicos no han hecho sino empeorar y la situación social se ha degradado hasta niveles desconocidos desde hacía mucho tiempo.
Es el mismo cinismo del que hacen gala con absoluto desparpajo la ministra Báñez y Esperanza Aguirre hablando de “movilidad exterior” y “dato positivo” para referirse a los miles de jóvenes que huyen de España para buscarse la vida en otro lado. Pedirle más paciencia a los ciudadanos cuando acabas de empeorar tus propias previsiones económicas y cuando admites que la tuya será una legislatura completamente perdida para el empleo suena a burla para los 6,2 millones de parados, para las miles de …

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…