Ir al contenido principal

Chávez y el autobusero Nicolás

Incertidumbre es la única palabra para definir la situación política venezolana. Con Chávez recuperándose en un hospital de La Habana de su cuarta operación quirúrgica – exitosa, según el Gobierno venezolano – la gran pregunta que se hace todo el mundo fuera y dentro del país es si sobrevivirá el chavismo en el caso de que el presidente electo en octubre no supere la enfermedad. Por su carisma y su peculiar estilo político de ordeno y mano, parece una contradicción en sus propios términos hablar de chavismo sin Chávez al timón. Sin embargo, es una interrogante a la que en última instancia sólo podrá responder, llegado el caso, el pueblo venezolano.


Si Chávez no toma posesión de su cargo el próximo diez de enero o fallece después antes de agotar su mandato habrá que convocar nuevas elecciones. Que el propio Chávez haya hablado por primer vez de su sucesión antes de partir rumbo a Cuba para una nueva operación es una señal inequívoca de que su estado de salud ha empeorado. Como todo líder populista con ribetes autoritarios que se precie – y Chávez es un ejemplo paradigmático – el presidente ha ungido para la sucesión a su mano derecha, el vicepresidente y ministro de Exteriores Nicolás Maduro, al que suele llamar “el autobusero Nicolás”.


Surgido de las clases populares, Maduro ha sido un fiel chavista y ha jurado seguirlo siendo hasta “más allá de la muerte”. La fidelidad de Maduro no está pues en duda, aunque falta por saber si entre otros dirigentes del chavismo como Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, la designación a dedo del sucesor es acogida con el mismo grado de acatamiento a los deseos del líder.

Al menos a corto plazo parece probable que, tanto si Hugo Chávez supera la enfermedad como si no, unas eventuales elecciones volverían a darle el triunfo a su revolución bolivariana. Tanto si vuelve y toma posesión pero no concluye el mandato como si no llega a tomar posesión, la fuerte carga emocional que rodea a su figura carismática entre los venezolanos que le otorgaron su confianza en octubre se vería corregida y aumentada ante su eventual desaparición. Ese hecho podría ser un factor determinante para que el chavismo continuara rigiendo los destinos de Venezuela a través del delfín Maduro.

Junto a los avances sociales que los sucesivos gobiernos de Chávez han supuesto para millones de venezolanos, el otro factor decisivo para despejar las incógnitas sobre la supervivencia de un chavismo sin Chávez es la propia oposición al presidente encabezada por Capriles. Éste, a pesar de sus avances en las elecciones de octubre, aún no ha sido capaz de convencer a la mayoría de los ciudadanos de que no volverán los tiempos corruptos de los gobiernos prechavistas. En cualquier caso, deberán ser en última instancia los venezolanos los que despejen la incógnita y el futuro de Venezuela.

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …