Ir al contenido principal

Sanidad Madrileña S.A.

Los primeros ensayos de privatización sanitaria se llevaron a cabo en la Comunidad de Valencia y en Cataluña, en donde el nacionalista ex novo Artur Mas dice ahora que tiene abismales diferencias ideológicas con el PP. Ni él se cree lo que dice. Aunque fueron ensayos a pequeña escala cumplieron la función de servir de modelo para el macroensayo privatizador que acaba de aprobar la Asamblea de la Comunidad de Madrid con el único respaldo del PP, mientras algunos de sus preocupados diputados por la sanidad pública jugaban a Apalabrados.

La medida significa en la práctica que 6 hospitales públicos y 27 centros de salud pasarán a estar externalizados, feliz eufemismo del neolenguaje popular con el que se intenta ocultar cuál es el verdadero objetivo que se persigue: que un millón y medio de madrileños sean atendidos a partir de ahora en centros gestionados por empresas privadas del ámbito sanitario, que como es lógico no tienen palabras para agradecer el generoso regalo público que se les hace.

 De nada parecen haber servido las tres semanas de huelgas, manifestaciones y dimisiones protagonizadas por los colectivos de profesionales sanitarios y, mucho menos, sus contrapropuestas para evitar la privatización, de las que no se ha aceptado ni una coma. Cuando uno no quiere dos no negocian y el Gobierno madrileño nunca ha tenido voluntad alguna de modificar un ápice su principal objetivo desde el minuto uno: servirle en bandeja al sector privado, de donde proceden algunos de los muñidores de esta privatización, la salud de los madrileños. 

Ignacio González, el aventajado discípulo de Esperanza Aguirre al frente del Gobierno autonómico, dice basar la decisión en el convencimiento de que la empresa privada es una gestora más eficiente que la pública, algo en absoluto demostrado empíricamente al menos en el sector sanitario. En definitiva, estamos ante la puesta en práctica del principio neoliberal según el cual todo lo público es ineficiente y despilfarrador y debe ser suprimido a mayor gloria de la iniciativa privada y la mano invisible y perfecta de los mercados que – a la vista están los resultados – tan bien ha funcionado en sectores como el financiero o el de los transportes aéreos, sin ir más lejos. 

Con la privatización sanitaria madrileña que amenaza con extenderse a otras comunidades y con la inefable ministra de Sanidad anunciando para 2013 nuevos recortes en la sanidad pública con el fin de garantizar que siga siendo pública, universal, gratuita y de calidad – hace falta cinismo político para afirmar tal cosa después de los copagos y recortes del año que termina – el PP continúa su labor de zapa del estado del bienestar.

Los tiburones que aguardan hacer negocio con la salud pública tienen sobrados motivos para esperar un próspero 2013; los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos solo tenemos dos opciones: revelarnos o llorar sobre la leche derramada.    

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …