Ir al contenido principal

El Banco de España o el supervisor despistado

El Banco de España va a “empotrar” inspectores en las entidades financieras para vigilar que no vuelvan a las andadas y atiborren de dinero al primero que entre por la puerta sin pedirle a cambio poco más que su palabra de honor de devolverlo. La decisión se anuncia a raíz de un informe de los propios inspectores, que ahora se verán “empotrados” cual reporteros de guerra, en el que denuncian que el supervisor había supervisado poco y mal antes y durante la crisis del ladrillo.

No crean, sin embargo, que este celo supervisor del supervisor ha surgido de un ataque espontáneo de responsabilidad. Es en realidad una de las exigencias de la Unión Europea a cambio del multimillonario rescate que pagaremos a escote los ciudadanos a los bancos por no haber sido bien supervisados por el supervisor con el fin de evitar la alegre concesión de créditos que ahora se quieren cobrar por la expeditiva vía del desahucio mientras sus directivos han seguido percibiendo primas, bonos y pensiones con absoluto descaro y sin que nadie haya sido capaz de hacerles pagar sus irresponsabilidades.

Si en el post de ayer me refería a las pifias de los economistas que ni se olieron la crisis y que cuando les cayó encima tiraron de manual neoliberal para aplicarnos sin mayores miramientos la receta de la austeridad fiscal que nos ha llevado a donde estamos, qué podemos decir del Banco de España. Ahora han sido sus propios inspectores los que le han afeado la conducta, pero no han sido los primeros.

Al supervisor que no ha supervisado como era su obligación se le ha acusado desde hace tiempo, y creo que con razón, de mirar para otro lado mientras la burbuja inmobiliaria se hinchaba hasta estallar. Nada hizo ni propuso para detener el disparate que se estaba produciendo ante sus propias narices incapaces de oler el desastre que se avecinaba. Fuera por connivencia con las propias entidades financieras, siempre tan celosas de sus negocios y tan poco dispuestas a aceptar que el Banco de España metiera sus narices en ellos, fuera por alicortos intereses políticos deseosos de seguir vendiendo una falsa prosperidad económica o fuera por ambas cosas a la vez, lo cierto es que el supervisor dejó que la bola siguiera rodando hasta que nos ha arrollado a todos.

Ahora, aunque niega las acusaciones de sus propios inspectores, hace propósito de la enmienda y promete ser más severo y supervisar mejor. Ya le vale. Desde luego, nunca es tarde para meter a los bancos en cintura sobre todo después de haber visto y sufrido lo que sus desmanes le cuestan al país. Claro que ahora, con buena parte del sistema financiero español nacionalizado – situación cuando menos paradójica en un país con un Gobierno tan alérgico a lo público salvo que sean bancos – es mucho más fácil vigilar de cerca a las entidades financieras. Casi me atrevería a decir que no tiene demasiado mérito.

Añadan si quieren que en unos meses el 90% del sistema financiero español quedará bajo la lupa del supervisor bancario único de la Unión Europea y coincidirán conmigo en que este gesto a destiempo del Banco de España no va mucho más allá de hacer realidad aquel viejo y sabio refrán de a conejo ido, palos a la madriguera.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…