Ir al contenido principal

¡Ánimo y al toro, Mariano!

A una hora más propia de un encierro de San Fermín – las ocho de la mañana – que de una corrida con sol de justicia y puro, Mariano Rajoy se vestirá mañana de luces para lidiar el toro de la corrupción. Lo hará en el Senado, que en el Congreso andan de reformas veraniegas, pero tanto da: en la calle de Correos o en la plaza de las Ventas el morlaco al que se enfrentará es igual de peligroso y el riesgo de ser empitonado muy alto. Trae en sus afiladas astas papeles a cuadros con anotaciones a mano en las que dice que el PP lleva años financiándose ilegalmente y sus dirigentes cobrando sobresueldos en negro.

Pero Rajoy, que también aparece azul sobre blanco en esos peligrosos papeles, es un torero valiente que ha tenido la osadía de pedir motu propio la alternativa sin que nadie se la exigiese por activa, por pasiva y por transitiva, que menudo es él cuando tiene que afrontar un reto. Quiere demostrar así que no hay astado que pueda con él por la vía del chantaje al Estado de derecho con el que tanto le gusta confundirse. Sólo que, en lugar de capote rojo, el valeroso diestro se propone hipnotizar al toro y al respetable con un fleje de folios – a ordenador y en letra bien gorda – del que durante la corrida es probable que se le vayan cayendo una buena cantidad de cifras, porcentajes, proyectos de ley, reales decretos, decretos leyes, previsiones halagüeñas y, en definitiva, todo tipo de quincalla económica hasta que vea la oportunidad de entrar a matar.

Si la cosa se pone muy fea siempre le quedará la opción de esconderse en el burladero que le proporciona su cuadrilla popular, tan dispuesta como siempre a proteger la integridad política de su jefe, y esperar a que pase el peligro. Claro que tambien cabe la posibilidad de que haya que devolver el toro a los corrales por falta de valentía del torero para que lo lidie otro, pongamos un juez, por ejemplo. Sin embargo, no creo que sea eso lo que ocurra mañana habida cuenta la valentía demostrada en estos últimos meses por un matador como el que mañana concentrará todas las miradas del país y al que cada vez que se le ha preguntado por su bestia negra solo ha expresado un deseo incontenible de darle unos cuantos pases maestros y rematarlo en el momento justo.

No me cabe la más mínima duda de que mañana a eso del mediodía, cuando el tendido empiece a silbar y a pedir las orejas y el rabo del torero en lugar de las del toro, y después de haber conseguido alelar al cornúpeta con su florida exhibición de prestidigitación económica, Rajoy sacará su espada y se la hundirá hasta la empuñadura sin ni siquiera preguntar primero cómo se llamaba y, por tanto, sin haber pronunciado su nombre ni una sola vez.

Hay mucha expectación por contemplar con la respiración contenida el encierro político de mañana por la mañana. Puede que en la cárcel de Soto del Real cierto interno haya pedido que le lleven el desayuno a la celda para no perderse detalle. El diestro Rajoy está ante su prueba de fuego como lidiador de la corrupción en su finca popular y sólo tiene dos opciones: o acabar con el toro o terminar empitonado y, encima, salir a gorrazos de la plaza para esconderse otra vez en el burladero de La Moncloa o tras una tele de plasma y esperar que el bicho se vuelva sólo por dónde ha venido, aunque esto último puede tener por seguro que no ocurrirá. Así que ¡ánimo y al toro, Mariano!

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…