Ir al contenido principal

Un paso cualitativo en el fraude de los ERE

Causalidad o casualidad en relación con la reciente e inesperada espantada del presidente andaluz, José Antonio Griñán, lo cierto es que la jueza Mercedes Alaya ha decidido dar un “paso cualitativo” e imputar en el fraude de los ERE a la que fuera consejera de Economía y Hacienda de la Junta entre 1994 y 2004 y posteriormente ministra de Fomento con Zapatero. La propia Alaya lo explicita con toda claridad en su auto de imputación: “Ha llegado el momento de dar un paso cualitativo en la instrucción y determinar la participación en los hechos investigados de otras personas, las cuales habrían permitido este uso indebido de las transferencias de financiación, con las consecuencias del dispendio continuado de fondos públicos".

Sostiene Alaya en su auto que el sistema empleado durante años por la Junta de Andalucía para pagar los expedientes de regulación de empleo era ilegal en tanto escapaba a los necesarios controles internos. Respecto a la ex consejera y ex ministra Magdalena Álvarez, la jueza la considera responsable de dictar las normas para dichos pagos.

Se produce el auto menos de una semana después de que Griñán dijese que no repetirá como candidato del PSOE a la Junta y convocara para desconcierto de Pérez Rubalcaba unas primarias de prisa y corriendo en las que elegir candidato o candidata para unas elecciones que se celebrarán tan pronto como dentro de tres años. Si no se adelantan, que nada es descartable, sobre todo si la jueza decidiera dar un nuevo “paso cualitativo” y elevara el punto de mira en sus próximos autos. En él ya se encuentra el propio Griñán, que sustituyó a Álvarez en Economía y Hacienda, y que ha sido citado varias veces por la jueza en sus decisiones aunque por ahora no imputado.


Seguramente, quienes crean en las casualidades políticas no verán ninguna relación entre la decisión de Griñán y la imputación de Magdalena Álvarez. Sin embargo, casualidades en política no son muy frecuentes y todo hace indicar que lo que existe en realidad es una relación de causalidad entre ambas decisiones: Griñán ve venir el morlaco y está apurando los tiempos con sus primarias para pasado mañana antes de que la marea del fraude de los ERE le termine alcanzando de lleno a pesar de su condición de aforado. Si eso termina ocurriendo siempre podrá dimitir, convocar elecciones anticipadas y ponerle el toro en suerte a su sucesor o sucesora. Es verdad que son meras especulaciones pero no necesariamente inverosímiles.

Por lo demás, la reacción en el PSOE andaluz tras conocer el auto de imputación de Magdalena Álvarez apenas se diferencia de la de algunos dirigentes del PP respecto a Luis Bárcenas. El vicesecretario de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, ya ha dicho que la jueza Alaya ha emprendido una “causa general contra el partido”, exactamente la misma expresión empleada por Carlos Floriano y algún otro dirigente popular para referirse a los autos del juez Ruz respecto a Bárcenas. Ya ven, dos gotas de agua idénticas cuando se trata de desviar la atención sobre lo verdaderamente sustancial, la manga ancha con la que durante tantos años se han conducido los dos grandes partidos españoles en el manejo del dinero de todos. 

Sin embargo, Jiménez ha ido incluso un poco más allá y ha insinuado que Alaya pretende dañar electoralmente al PSOE. No ha dicho sin embargo que ponga la mano en el fuego por Álvarez y los casi veinte imputados más que aparecen también en el auto conocido hoy aunque ha defendido su inocencia. Con tiento deberían andarse Jiménez y sus compañeros porque de imputados de los que “nunca se demostrará que no son inocentes” tenemos ya alguna experiencia en este país.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…