Ir al contenido principal

Rajoy, un presidente inmerecido

El PP dice que Rajoy “está tranquilo y centrado en salir de la crisis”. Es de suponer que se refiere a la económica ya que la  del hedor que emana de las cloacas de su presunta financiación ilegal está “sujeta a procedimiento judicial” y el PP siempre es respetuoso con la Justicia. Rajoy ha estado hoy Zaragoza haciéndose lenguas de lo bien que empieza a irle a la economía española a pesar del pescozón  del Fondo Monetario Internacional. De nuevo evitó ponerse a tiro de preguntas incómodas sobre el hombre que desde la cárcel empieza a someterlo a una suerte de gota malaya que augura muchas mañanas de gloria para los titulares periodísticos.  

Sí se quejó de que se tienda hablar más de lo que “no es bueno” y pidió que se hable más de lo “importante”. Para el presidente, los papeles en tinta de bic y libreta Miquelrius publicados ayer por EL MUNDO no merecen la más mínima consideración y los que a diario nos tapamos la nariz al leer la prensa o escuchar la radio deberíamos de olvidarnos ya de bobadas como las cuentas en Suiza y los sobresueldos porque, ya saben, “todo es falso salvo algunas cosas”.

Esta mañana la oposición en peso, salvo UPyD – bonito ejemplo de regeneración política el suyo – abandonó la comisión en la que se debatía la Ley de Transparencia. El PP se quedó solo defendiendo algo que nadie con un mínimo de decencia política puede tomarse en serio mientras siguen apareciendo indicios cada vez más contundentes sobre el monopoly montado por Bárcenas en sus dorados años como tesorero popular sin que nadie de los mencionados en sus papeles – empezando por Rajoy – salga a explicar nada de nada.

Al presidente – hombre discreto y prudente como es fama - no le debe parecer bueno que su nombre sea arrastrado todos los días por tertulias, titulares y corrillos de café. Lo verdaderamente gravísimo es que tampoco parezca creer en la urgencia de una aclaración ante los ciudadanos a los que, con escasa autoridad moral para hacerlo, les sigue exigiendo infinitos sacrificios; todo ello mientras se conoce que, siendo ministro de Aznar, presuntamente cobró jugosos pero ilegales sobresueldos del partido obtenidos a partir de comisiones por adjudicaciones públicas de administraciones del PP; él y otros cuantos ministros como Arenas, Álvarez Cascos o Mayor Oreja, todos ellos igual de atorrados estos días que su líder.

Caen chuzos de punta sobre Génova y La Moncloa y hasta Esperanza Aguirre le mete el dedo en el ojo; sin embargo, Rajoy sigue fumándose sus puros, tal vez conservados en las cajas en las que Álvaro Lapuerta le llevaba los sobresueldos – Pedro J. dixit -. Si no fuera indignante movería a risa que, con la pestilencia de la corrupción anegándolo todo, al ministro de Exteriores sólo le alcance el juicio para preocuparse por los negativos efectos del escándalo sobre la marca España, reflejados ya en los titulares que la prensa europea le dedica hoy mismo a las revelaciones de Bárcenas.

Incluso empieza a circular en los mercados internacionales la posibilidad de unas elecciones anticipadas si el ex tesorero consigue tumbar al Gobierno que ha permitido su encarcelamiento y contra el que dirige ya su artillería, seguramente mucha y de grueso calibre.

El lunes tiene cita urgente con el juez Ruz para explicarle lo de la “financiación ilegal” del PP que contó Pedro J. Ramírez el domingo quien, por su parte, se lo contará de viva voz mañana mismo al magistrado. Probablemente se agotará la tila en Génova pero en La Moncloa, Mariano Rajoy guardará silencio y seguirá envuelto en las volutas de su puro, tranquilo y centrado en salir de la crisis. Y es que tenemos un presidente de una templanza y un amor por el bien del país que, sencillamente, no nos merecemos.

Comentarios

Entradas más visitadas

Un cuento nacionalista

Cuando llega Navidad o se aproximan unas elecciones, los más viejos del lugar reúnen a los nietos y al resto de la familia en torno al fuego y cuentan una extraña y antigua historia. Aseguran que viene de sus abuelos, quienes a su vez la recibieron de los suyos. Abreviando, porque el relato tiene más capítulos que "Las mil y una noches", la historia es más o menos como sigue. Había en tiempos remotos y míticos un archipiélago al que los antiguos, después de unos cuantos vinos añejos y sin rebajar, llamaron Islas Afortunadas. En ese archipiélago, llamado también Islas Canarias, gobernaba un partido político conocido como Coalición Canaria. Su objetivo y razón de ser era sacarle los cuartos al gobierno de Madrid, del que dependía políticamente el archipiélago del cuento. Lo que hacían con los cuartos que conseguía lo explico otro día para no extenderme demasiado.

Nunca obtuvo ese partido votos suficientes para gobernar en solitario, pero siempre supo arreglárselas muy bien par…

Sondea, que algo queda

Ni me enfría ni me caliente que el PSOE se "dispare", que Podemos se "hunda" o que el PP y Ciudadanos "empaten" en la encuesta electoral publicada  este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Ni siquiera los contundentes términos empleados por los medios para atraer visitas a sus ediciones digitales pueden con mi escepticismo. Que me perdonen los estadísticos, pero mi nivel de confianza en sus proyecciones de voto lleva tiempo bajo mínimos. Las causas son varias, pero la principal es el escaso grado de acierto de esos sondeos cuando llega la hora de la verdad y los ciudadanos se expresan en las urnas. Aunque me ha dado un  poco de pereza comprobarlo, supongo que los medios estarán plagados de sesudos análisis sobre las causas y consecuencias de los datos de la encuesta del CIS. Imagino también que tendremos, como en botica, explicaciones para todos los gustos, desde quienes auguran elecciones anticipadas para pasado mañana hasta qu…

Casado se sale por la derecha

Lo podrán vestir los analistas de la  caverna como mejor les parezca, pero el giro radical más hacía la derecha del PP con Pablo Casado al frente es difícilmente disimulable. Así las cosas y, se miren como se miren, esta no es una buena noticia para el país y, si me apuran, ni siquiera para el PP. Las conquistas sociales que se pensaban consolidadas han sido puestas claramente en cuestión por el joven líder de los populares durante la campaña de las primarias y en el Congreso de su partido; los avances hacia la modernidad de un país que venía de décadas de atraso con respecto a nuestro entorno, de pronto se tambalean ante el discurso de Casado. Sacar a pasear a estas alturas del siglo XXI la ley de supuestos para el aborto, desdeñar la eutanasia sin más matizaciones o rechazar la improrrogable necesidad de que las víctimas de la dictadura franquista reciban el resarcimiento que la democracia española les debe, no tiene nada de renovación y sí mucho de involución. Llamar renovación a s…