Ir al contenido principal

No escupan a la cara de Mandela

Bochornoso y obsceno son los calificativos que merece el espectáculo que estos días ofrecen al mundo nietos, esposas e hijas de Madiba. Con Mandela oficialmente en estado “crítico” en un hospital de Pretoria, todos ellos se han lanzado a despedazarse entre sí por el lugar en el que deben reposar los restos del líder sudafricano. Desenterramiento y traslado de cadáveres de por medio, la mal avenida familia de Mandela avergüenza a los sudafricanos y al mundo con su mezquina rapiña y su pública pelea por hacerse con los jugosos derechos de imagen del “abuelo venerable”.

En Soweto, cerca de la casa en la que vivió el ex presidente sudafricano, ya se venden camisetas y otras prendas de vestir estampadas con el número 46664, el que lució Mandela en su traje de presidiario durante los 27 años que pasó en el infrahumano penal de Robben Island; los curiosos y fetichistas turistas que han empezado a llegar en manada a la zona a raíz de la hospitalización del líder enfermo, pueden hacerse incluso con unas botellas de vino de la Casa Mandela.

Para terminar de enrarecer el ambiente con el más absoluto desprecio hacia su figura, un grupo de familiares acaba de presentar una declaración jurada en la que aseguran que Mandela se encuentra en estado vegetativo y conectado a un respirador artificial que lo mantiene con vida. Los médicos que atienden al líder sudafricano lo han negado y el Gobierno ha reiterado que Mandela se encuentra en “estado crítico pero estable”, el mismo mensaje que viene lanzando desde hace días. En consecuencia es imposible saber en estos momentos cuál de las dos partes dice la verdad y, por tanto, si el Gobierno está alargando artificialmente la vida de Mandela de manera injustificada o si mienten los familiares por razones desconocidas pero tal vez no demasiado humanitarias.

Sea como fuere, estas repugnantes maniobras familiares en torno al lecho de muerte de Mandela no deberían merecer más allá de un par de líneas de condena y repulsa en los libros de Historia. La imagen y la figura del ex presidente sudafricano es tan gigantesca que ni siquiera la mezquindad con la que se comportan sus familiares en los últimos días de su fructífera vida puede deteriorarla en lo más mínimo. Mandela es y será siempre referencia y ejemplo para un mundo necesitado de líderes de su talla moral y humana, muy pocas veces igualada.

El hombre que se hizo abogado para luchar contra el abominable régimen del apartheid, que fue tratado como un terrorista por el indigno gobierno racista de su país, que se pasó tres décadas de su vida recluido en una cárcel de mala muerte y que, cuando salió de ella, fue capaz de perdonar y liderar la reconciliación del país y retirarse cuando consideró concluido su trabajo, proyecta desde hace tiempo una imagen inmortal para cualquier ser humano que ame la paz, la libertad y la justicia en este mundo.

Ahora que el próximo 18 de julio se cumplirán 95 años de su nacimiento, una fecha declarada por la ONU Día Internacional Nelson Mandela para recordar su legado perpetuo y los 67 años que ha dedicado a servir a los valores de la paz, hay que aplaudir las palabras dichas hoy por otro gran sudafricano, el obispo y Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu: “No escupan a la cara de Mandela”.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …