Ir al contenido principal

La veleta de Cospedal

A diferencia de su jefe de filas, María Dolores de Cospedal suele hablar por los codos. A ella le debemos la perla cultivada de la “indemnización en diferido a Bárcenas”, aunque la mayor parte de las veces su discurso provoca el sopor de los lugares comunes sobre las “reformas imprescindibles” y, cómo no”, la “transparencia” inmaculada de las cuentas del PP. Cospedal, además de mano derecha de Rajoy, es también la presidenta de Castilla - La Mancha, aunque por allí no la vean más que de San Juan a Corpus, de Toledo, por supuesto. Ella tiene a bien celebrar las reuniones del gobierno regional los jueves por la mañana y por la tarde del mismo día las sesiones del parlamento.

Desde hace algún tiempo buena parte de la semana tiene que pasarla en Génova 13 intentando desactivar las bombas que Bárcenas va colocándole en el camino. Entre ellas, ese famoso “recibí” de un donante que presuntamente apoquinó 200.000 euros al PP castellano – manchego a cambio de una contrata de basuras en Toledo y que ella ha calificado hoy de “mentira, mentira, mentira”. De manera que es poco el margen que le queda para atender a su extensa comunidad autónoma, como a ella seguro que le gustaría, dada su desinteresada y altruista dedicación a la política de la que sólo cobra por ser presidenta regional y secretaria general del PP, aunque hasta no hace mucho también como senadora.

Sin embargo, el poco tiempo que sus actividades partidistas le dejan para ocuparse de la felicidad de sus paisanos lo suple con grandes dosis de entusiasmo y originalidad. Ahí la tenemos en mayo de 2012 anunciando un incremento del número de diputados de las cortes regionales y unos meses después proponiendo todo lo contrario. Primero dijo que el aumento de escaños era necesario por el incremento de población en algunas provincias y después se agarró a la austeridad para defender exactamente lo opuesto. En medio se cargó de un plumazo el sueldo de los diputados regionales para “ahorrar” y dar ejemplo de austeridad porque, según ella, eso era lo que pedían los ciudadanos. Se le ha pasado el detalle de explicarnos ahora qué más da que los diputados sean 25 o 300 si no cobran nada de las arcas públicas.

Pero vayamos por partes porque conviene aclarar que Cospedal la austera, la que cierra servicios nocturnos en centros de salud y colegios pero cobra dos sueldos mensualmente y se dedica a su comunidad autónoma a tiempo parcial, no es ni mucho menos una veleta que gira según la empuje el viento. Su reforma de 2012 para aumentar el número de diputados regionales y la reducción a la mitad aprobada hoy en las cortes autonómicas responden a un mismo objetivo: manipular el sistema electoral para garantizarse el poder per secula seculorum e impedir que accedan a la cámara otras fuerzas políticas que no sean el PP y el PSOE, éste último si no hay más remedio. Formaciones como IU y UPyD van a tener que duplicar y hasta triplicar el número de votos para alcanzar representación parlamentaria.

En 2012 le venía bien aumentar los diputados porque con los mismos votos que obtuvo el PP en 2011 le sacaría tres escaños de diferencia al PSOE. Cuando las cosas empezaron a irle mal y con los recortes salvajes su popularidad empezó a menguar de forma alarmante, Cospedal se olvidó de lo ponderada, sensata y razonable que era la reforma anterior y propuso otra para dejar en la mitad el número de escaños pero con la misma finalidad, coartar al máximo la representatividad popular en las urnas y consolidar para los restos el régimen de partido único y como mal menor el bipartidismo con el PSOE.

Así entiende ella la democracia, desde el populismo de eliminar los sueldos a los diputados para volver a la época del sufragio censitario y abrir la puerta a eventuales corruptelas y desde la manipulación de los sistemas electorales para perpetuarse en el poder en detrimento de la representación popular. Escritores como Clarín, Costa, Blasco Ibáñez o Galdós, que dirigieron sus dardos contra el caciquismo decimonónico español, hallarían en Cospedal una fuente inagotable de inspiración.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…