Ir al contenido principal

Monseñor 500 y el Banco Vaticano

Ese es el mote con el que conocen sus allegados a Nunzio Scarano, el sacerdote que hasta la semana pasada llevaba las cuentas del Instituto para Obras de Religión, mucho más conocido como Banco Vaticano. Al parecer, el apodo le venía como anillo al dedo por su afición a los billetes de intenso color púrpura que simbolizan el lavado de dinero en países como España. Scarano, que antes de contable banquero con sotana fue banquero de civil en el Deutsche Bank, acaba de ser detenido por la policía italiana. El cargo, intentar introducir en Italia con métodos poco ortodoxos unos 20 millones de euros que descansaban en un banco suizo, tal vez próximos a los de Luis Bárcenas, otro contable de mucho éxito.

Junto al cura banquero la policía arrestó también a un ex agente secreto italiano y a un bróker napolitano llamado Giovani Carenzio, del que se tienen jugosos testimonios de sus andanzas por Canarias. En las islas es investigado por estafar a placer a un buen número de pudientes familias con el timo de la pirámide, que hiciera famosa allá por los felices años veinte del siglo pasado un paisano suyo llamado Carlo Ponzi. El tal Carenzio convencía a sus víctimas de que si le confiaban sus abultados ahorros obtendrían milagrosos beneficios de hasta el 20% sin más preocupaciones que la de buscar otro primo al que timar.

Luego se esfumó y los avariciosos inversores no tuvieron más remedio que acudir al juez para reclamar su dinero; eso los que pueden justificar su procedencia, porque es probable que parte de las sumas fueran de origen harto dudoso y sus dueños anden maldiciendo el día en que estrecharon la mano de un hombre que deslumbró a todos pagando de su bolsillo un fiestorro de alto copete con Al Gore de invitado estrella y el hoy ministro Soria entre los comensales.

Carenzio, Monzeñor 500 y el ex espía que iba por libre reflexionan estos días en una cárcel de Roma sobre el mal paso en el que han sido descubiertos apenas un par de días después de que el papa Francisco anunciara la creación de una comisión que explore las entrañas del Banco Vaticano, considerado a todos los efectos como un paraíso fiscal por países como Estados Unidos y a punto de serlo también por la Unión Europea.

No son pocas las voces en el seno de la Iglesia que han pedido el cierre del Banco Vaticano, recurrente fuente de escándalos muy poco edificantes por sus turbios negocios en los que se mezcla el lavado de dinero con la mafia, los supuestos suicidios y el tráfico de armas, por sólo citar unos pocos asuntos demoledores para la imagen del catolicismo. La detención el viernes de este trío digno de un nuevo capítulo de El Padrino, tal vez haya servido para que el papa se plantee con más fuerza la posibilidad de cerrar una institución opaca y hermética que maneja miles de millones de euros de procedencia no siempre diáfana y que, de añadidura, administra un patrimonio inmobiliario descomunal.

Para ser consecuente con su propio mensaje tras su llegada al Vaticano, el papa tendrá que aplicarle a su banco aquel pasaje evangélico en el que se proclama que “no se puede servir a Dios y al dinero al mismo tiempo porque se amará a uno y se odiará a otro”. No hay muchas dudas sobre lo qua aman Scarano y los que como él han contribuido a hacer del Banco Vaticano uno de las mayores baldones con los que carga la Iglesia Católica.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …