Ir al contenido principal

Snowden, espía en tránsito

La genialidad de El Roto
A la odisea que el ex espía estadounidense Edward Snowden inició cuando huyó de Hawai a Hong Kong y de allí a Moscú le queda al menos un capítulo. Tal vez quede lo más difícil, conseguir llegar a Venezuela, el país que se ha comprometido a darle asilo. Se supone que Snowden permanece en la zona de tránsito de un aeropuerto de Moscú buscando la manera de eludir sobrevolar el espacio aéreo de los países aliados de Estados Unidos, especialmente los europeos. Washington ya ha advertido a sus aliados – más bien siervos - que no se tomará de buen grado que se le permita pasar, aunque nada debería de temer al menos de los países europeos después de la vergonzosa actuación de la semana pasada de Italia, Francia, Portugal y España con el avión de Evo Morales. Los gobiernos de estos países no dudaron en doblar la cerviz ante un interesado rumor propalado desde la capital estadounidense mientras hipócritamente gimoteaban sobre la suspensión de conversaciones sobre libre comercio con Estados Unidos por el escándalo del espionaje masivo.

España, que deshojó la margarita hasta que se convenció de que Snowden no iba a bordo del avión de Evo Morales en su regreso de Moscú a Bolivia, saca ahora pecho y dice que nunca cerró el espacio aéreo para que el aparato hiciera escala técnica. El magnánimo ministro García Margallo hasta se ha ofrecido ahora a pedirle disculpas a Morales por el vejatorio trato dispensado a todo un jefe de Estado.

Los expertos analizan en estos momentos las posibles rutas que podría seguir Snowden para escapar de Estados Unidos, que lo quiere atado de pies y manos para ser juzgado por desvelar que millones de personas, además de gobiernos e instituciones internacionales, llevan años siendo espiadas impunemente por los servicios de inteligencia norteamericanos con la connivencia culpable de las grandes multinacionales de internet, también estadounidenses. No parecen que sean muchas las opciones que tiene Snowden para alcanzar el país de asilo y es seguro que ninguna de ellas está exenta de riegos.

Es más, que consiga llegar sano y salvo a Venezuela, si finalmente es éste el país elegido puesto que también ha solicitado asilo en Nicaragua y Bolivia se ha ofrecido a acogerlo, tampoco le garantiza la seguridad absoluta habida cuenta de cómo suelen actuar los servicios secretos de Estados Unidos para los que Snowden se ha convertido en el enemigo público número uno por revelar al mundo sus tejemanejes con la libertad y la intimidad de ciudadanos de todo el mundo.

Ahora que lo pienso, tal vez ese era el verdadero significado del famoso lema de la campaña de Obama “Yes, we can”: sí, podemos espiar a placer a quién nos dé la gana y nadie puede pedirnos explicaciones ni responsabilidades porque somos los Estados Unidos de Norteamérica.

Acabe como acabe la odisea de este espía en tránsito que es Snowden y ojalá que acabe en bien para él por su valentía democrática, ni Obama ni ningún otro presidente norteamericano podrán volver a decirle al mundo sin mentir descaradamente una vez más, que Estados Unidos es el país garante de la libertad y la democracia fuera y dentro de sus fronteras.

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…