Ir al contenido principal

La mano que mece la Justicia

Sólo faltaba esto, que nos enredáramos ahora en un lío sobre quién debe seguir instruyendo el caso Gürtel y los papeles de Bárcenas. El juez Ruz, para unos lento aunque meticuloso, para otros demasiado preocupado por no pisar muchos callos, no es el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional en la que se ventilan ambas causas. Lo es Miguel Carmona, un juez supuestamente progresista que ahora es vocal del Consejo del Poder Judicial pero que en septiembre deberá reincorporarse a ese juzgado. La cuestión a resolver es qué hacer con Ruz: ¿continúa con la instrucción como juez auxiliar cuando regrese Carmona? ¿vuelve al juzgado de Móstoles del que es titular? 

A Carmona no parece hacerle mucha gracia que Ruz siga instruyendo el caso Gürtel y los papeles del ex tesorero del PP. Cree que, siendo él el titular del juzgado de la Audiencia Nacional, parecería que es en realidad el juez auxiliar toda vez que su conocimiento de estos dos intrincados casos no debe ir mucho más allá de lo que se ha publicado en los medios. Por eso pide al Consejo del Poder Judicial que la plaza de auxiliar se decida entre las peticiones que puedan presentarse para ocuparla en lugar de designar directamente a Ruz al que, al mismo tiempo, no duda en echarle flores y del que dice que es muy trabajador, discreto y eficaz. 

Cuando hoy se le ha preguntado qué ocurriría si al final se designa a otro juez para sustituir a Ruz en esos dos casos y otros de gran calado que también se instruyen en ese mismo juzgado de la Audiencia, Carmona ha echado mano de la bola de cristal y ha respondido que “ve difícil” que otro magistrado más cualificado quiera optar a la plaza.

No obstante, insiste en que debe evitarse que se dé pie a que, por precipitación, haya quien encuentre un resquicio para solicitar la nulidad de las actuaciones realizadas hasta ahora. Será en todo caso el Consejo del Poder Judicial el que decida y, en principio, parece que hay una mayoría favorable a que Ruz siga con el caso como han pedido incluso el Congreso de los Diputados y la propia Audiencia Nacional.

De nuevo parece que tenemos los no siempre invisibles hilos de la política moviendo el trasiego de jueces entre juzgados y sumarios e intentando colocarlos en los momentos decisivos y en los lugares clave en función de intereses espurios que poco tienen que ver con la Justicia. O lo que es peor, maniobrando en la sombra, tal vez con el objetivo de hacer encallar todo el proceso. No hace falta señalar quién exhalaría un hondo y largo suspiro de alivio si eso ocurriera.

No es fácil predecir cómo resolverá este nuevo embrollo trufado de celos profesionales el Consejo del Poder Judicial: si en lugar de abrir la posibilidad a otros jueces designa directamente a Ruz como juez de refuerzo de Carmona para que continúe con el caso puede dar pie a peticiones de nulidad; si por el contrario lo aparta de la instrucción ésta se estancará y para cuando se abra el juicio oral todos calvos y muchos de los delitos investigados prescritos si no lo han hecho ya alguos de ellos. 

Sobra decir que nada de todo eso le interesa a una sociedad harta de estos espectáculos y deseosa de que, ya que ni el PP ni Rajoy quieren dar explicaciones ni asumir responsabilidades, al menos la Justicia sea rápida y eficiente. Dice el juez Carmona, el mismo que no quiere parecer auxiliar siendo titular, que si llegara a producirse la nulidad del caso “habría que correr a enterrarse bajo 1.000 metros de tierra”. Mucho más que eso: ardería Troya.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…