Ir al contenido principal

El FMI y los brotes verdes

El sapiente e infalible Fondo Monetario Internacional ha repartido esta tarde urbi et orbe la corrección de sus propias previsiones económicas para este año y el que viene. Tras auscultar a la moribunda economía española ha concluido que el PIB se desplomará este año el 1,6%, que el que viene entraremos en situación de encefalograma plano con un insípido 0,0% y que, sólo y si acaso, empezaremos a crecer en 2015.

Dice también en su informe que el paciente puede que experimente alguna leve mejoría en algún trimestre que otro pero no se librará de recaídas y, en definitiva, de una recuperación lenta y dolorosa. Como si no lo tuviéramos ya bien asumido los que la sufrimos, que cada vez que alguien como el FMI se dedica a jugar con las décimas de crecimiento o decrecimiento de la economía corremos un tupido velo y seguimos a lo nuestro, respirando mientras podamos.

Debería de andarse con tiento la señora Lagarde no vaya a terminar declarada persona non grata en España. La señora de los pañuelos de diseño le ha cogido un gusto excesivo a chamuscar los escuálidos brotes verdes que el Gobierno, la patronal y el Banco de España se empeñan en vendernos hasta el punto de que se permiten la estúpida y ofensiva puerilidad de pugnar sobre si la recuperación llegará por Otoño o por Navidad. Las previsiones de hoy son una enmienda a la totalidad del injustificado optimismo de Rajoy, Baños, Guindos, Linde y otros políticos y empresarios nacionales, autonómicos o mediopensionistas. Semanas llevan proclamando que “lo peor ya ha pasado”, que “hay signos de esperanza” o que “España va mejor”. ¿Dónde? ¿Para quién? ¿Desde cuándo? ¿Ya no hay paro ni exclusión social ni recortes en sanidad y educación ni desahuciados ni preferentistas estafados por banqueros avariciosos ni problemas para conseguir crédito? ¿Quién ha obrado el milagro para elevarlo a los altares?

Seamos serios: un empeoramiento de las previsiones económicas como el que esta tarde ha dado a conocer el FMI no creo que agrave mucho más la situación de los españoles. Del mismo modo tampoco mejoraría gran cosa si se cumplieran las previsiones del Gobierno, por otro lado una y otra vez desmentidas no sólo por los organismos internacionales sino por la tozuda realidad de los datos.

A las depauperadas clases medias y a los trabajadores empobrecidos de este país, unas décimas arriba o abajo en las previsiones del PIB les surten el mismo alivio que a un moribundo un golpecito en la espalda: miren lo bien que nos empieza a ir después de las imprescindibles e inevitables reformas, ya “nadie habla del rescate de España”, nos podemos financiar en los mercados internacionales a precios razonables, nuestros bancos son un primor de solvencia y pronto regarán con sus créditos a las pymes, resolveremos el paro juvenil y garantizaremos las pensiones y la universalidad, calidad y gratuidad de la sanidad, la educación y los servicios sociales.

La cansina y voluntarista cantinela carece de toda credibilidad y, eso sí, llega siempre acompañada del mismo estribillo machacón: es necesario mantener el pulso de las “reformas estructurales”, es decir, continuar administrando el mismo veneno que ha llevado al enfermo al comatoso estado en el que se encuentra.

No está por tanto el dilema en crecer o no crecer unas décimas más o unas décimas menos este año o el que viene, lo diga el Gobierno o el FMI. La verdadera disyuntiva es continuar por el mismo camino hacia el abismo final o cambiar radicalmente de rumbo económico a la vista del no por advertido menos clamoroso fracaso del que se ha seguido desde el inicio de la crisis. Todo lo demás, pura filfa.

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Política low cost

La actuación de los partidos y del Gobierno de Sánchez está derivando lamentablemente hacia un teatrillo perpetuo, en el que prima mucho menos lo que se dice y cómo se dice que el ruido mediático que se pueda hacer. De estas prácticas tan perniciosas para la calidad del sistema democrático participan los principales partidos de lo que en tiempos se llamaba "arco político" y hoy podríamos motejar de "circo parlamentario". El Congreso y el Senado ya no son tanto los ámbitos del debate político razonable a partir de opciones políticas divergentes, como las cajas de resonancia mediática de chascarrillos, broncas, descalificaciones y postureos varios. Se me podrá argumentar que, poco más o menos, son así todos los parlamentos del mundo y puede que en parte sea cierto. Sin embargo, tengo la sensación de que, desde el advenimiento de la política - espectáculo y la polarización de los medios, ese tipo de comportamientos ha empezado a desbordar todos los límites permisible…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…