Ir al contenido principal

Tragedia en Santiago

Mientras continúa aumentando el número de víctimas mortales, se agolpan las preguntas sobre las causas del gravísimo accidente ferroviario en Santiago de Compostela. Sin duda, no es lo más urgente en estos momentos cuando aún no han sido identificados todos los cadáveres, más de treinta personas permanecen en estado crítico y decenas de heridos se recuperan en hospitales gallegos en donde el personal sanitario ha dado insuperables muestras de solidaridad al incorporarse a sus puestos tras abandonar incluso las vacaciones. Son esos heridos los que necesitan todos los cuidados sanitarios posibles y los familiares de las víctimas mortales los que requieren toda el apoyo y la atención profesionalizada que precisen para empezar a superar un trauma que, aun así, seguramente marcará sus vidas para siempre.

Respecto a las causas, todavía son muchas más las preguntas que las respuestas. Lo único que parece seguro es que el tren circulaba a una velocidad muy superior a la permitida en el lugar de la tragedia pero no sabemos a ciencia cierta lo que podríamos llamar la causa de la causa del accidente. Por tanto, no cabe señalar el fallo humano como el único responsable de lo ocurrido por más que el maquinista, que tendrá que declarar como imputado, alardeara en las redes sociales de circular a 200 kilómetros por hora, lo cual no quiere decir que ayer lo hiciera de manera voluntaria y hasta suicida.

Los expertos coinciden en que en un accidente de esta magnitud y gravedad concurren varias causas concatenadas de entre las cuales, por supuesto, no se puede excluir el fallo humano. El estado de la vía o los sistemas de frenado y seguridad del tren son elementos esenciales a tener en cuenta antes de llegar a una conclusión fundada sobre el origen último de la tragedia.

Por el bien de las familias de las víctimas, cabe confiar en que la investigación que se ha abierto no se demore años como ha ocurrido con otros gravísimos accidentes registrados en España, sin ir más lejos el del avión de Spanair en Barajas, del que está a punto de cumplirse un lustro, con un saldo de 154 víctimas mortales. Los familiares libraron una lucha a brazo partido con la Administración para encontrarse, cuatro años después del accidente, que la Justicia sobreseía el caso en la vía penal al considerar que no se había podido determinar las causas técnicas de lo ocurrido, obviando las posibles causas humanas a pesar de las peticiones de los afectados. Hoy siguen reclamando justicia para reparar la pérdida sufrida y, sobre todo, para que una tragedia como aquella no se repita.

Esto ocurre en un país como España en el que políticos de todo tipo y condición acuden en tropel, raudos y veloces, al lugar de los grandes siniestros sea una inundación, un incendio, un terremoto, un accidente de aviación o una tragedia ferroviaria como la de Santiago. Se solidarizan con los afectados, dan ánimos y prometen investigaciones exhaustivas pero al poco tiempo lo olvidan todo y dan largas cuando se les pregunta por sus promesas. 

Esperemos que no vuelva a ocurrir lo mismo con las víctimas del tren de Santiago, que la investigación sea rigurosa y lo más ágil posible para depurar las responsabilidades a que haya lugar y para que un hecho de esta gravedad no se repita. Como en el caso de Spanair y tantas otras tragedias vividas en nuestro país, es lo mínimo que se merecen los que hoy sufren la pérdida irreparable de sus seres queridos en la curva mortal de una vía férrea.    

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…