Ir al contenido principal

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este asunto, hay mucho listo que se beneficia del descuento sin tener derecho. Es el caso – apunta – de quienes ya no están empadronados en las Islas sino en otros lugares de la península pero aún así se hacen pasar por residentes. Me pregunto cómo lo consiguen si cuando se compra un billete a través de las propias compañías, el sistema debe validar la veracidad de los datos. Y si no es eso lo que está ocurriendo y efectivamente se está haciendo un uso indebido de un derecho reconocido, imprescindible e irrenunciable, que se mejore el sistema, que se pague en tiempo y forma y, en su caso, que se sancione a los infractores. Pero en ningún caso y bajo ningún concepto, es tolerable que los problemas de la Administración con las compañías aéreas o viceversa o que la picaresca de una minoría ponga en peligro una de las pocas medidas que hace que Canarias esté un poco menos lejos del resto del país. 

"El descuento de residente es un derecho imprescindible e irrenunciable"

No es de recibo que las aerolíneas, que tienen en los canarios unos usuarios cautivos de sus políticas empresariales en las que lo único que importa es el beneficio, insinúen que Fomento debería acabar con el descuento o endurecer las condiciones y dejar a los ciudadanos insulares más alejados del continente a merced de sus intereses económicos. Cabe recordar que entre las quejicas y lloronas compañías de marras figura Air Europa, condenada en firme por la Audiencia Nacional (ver) por hacer trampas con el descuento de los residentes canarios, mientras su propietario salió ileso del proceso judicial gracias a un acuerdo extrajudicial con Fomento (ver). Es la misma compañía, por cierto, que no tardó en desembarcar en Canarias nada más aprobarse que el descuento de los residentes para volar entre las islas se elevaba del 50% al 75%.  Con las cosas de comer no se juega, dice el refrán; con las de volar tampoco, sobre todo cuando se trata de los ciudadanos de una comunidad autónoma como Canarias, cuya movilidad depende del avión y a la que no llega un solo euro de los miles de millones que Fomento gasta todos los años en nuevas autopistas y líneas de AVE. Ya tuvimos bastante con las ocurrencias de Ana Pastor cuando se empeñó en obligarnos a viajar con el certificado de residente en la boca mientras eran compañías como Air Europa o Islas Airways las que no cumplían sus obligaciones. Bromas, las justas. 

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niño pobre, niño rico

¿Qué futuro tiene un país en el que 8 de cada 10 niños en situación de pobreza seguirán siendo pobres cuando sean mayores y probablemente nunca abandonarán esa condición? ¿Hay esperanza fundada en un país en el que la pobreza se hereda como se hereda una casa o un coche o una colección de arte? Lo ignoro pero dudo que sea muy halagüeña si tenemos en cuenta que, por ejemplo, en España hay cerca de un millón de niños que viven en hogares en los que nadie trabaja y que, probablemente, la mayoría arrastrará de por vida la condición de excluidos sociales. Los datos los acaba de dar a conocer la ONG Save the Children y vuelven a poner el foco en uno de los segmentos de la población más castigados por la crisis y, paradójicamente, más olvidados: los niños.
A los niños pobres de este país la crisis económica, de la que algunos aseguran eufóricos que ya hemos salido, les ha golpeado cinco veces más fuerte que a los niños ricos. Dicho de otra manera, mientras que en los años más duros de la cri…

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…