Ir al contenido principal

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este asunto, hay mucho listo que se beneficia del descuento sin tener derecho. Es el caso – apunta – de quienes ya no están empadronados en las Islas sino en otros lugares de la península pero aún así se hacen pasar por residentes. Me pregunto cómo lo consiguen si cuando se compra un billete a través de las propias compañías, el sistema debe validar la veracidad de los datos. Y si no es eso lo que está ocurriendo y efectivamente se está haciendo un uso indebido de un derecho reconocido, imprescindible e irrenunciable, que se mejore el sistema, que se pague en tiempo y forma y, en su caso, que se sancione a los infractores. Pero en ningún caso y bajo ningún concepto, es tolerable que los problemas de la Administración con las compañías aéreas o viceversa o que la picaresca de una minoría ponga en peligro una de las pocas medidas que hace que Canarias esté un poco menos lejos del resto del país. 

"El descuento de residente es un derecho imprescindible e irrenunciable"

No es de recibo que las aerolíneas, que tienen en los canarios unos usuarios cautivos de sus políticas empresariales en las que lo único que importa es el beneficio, insinúen que Fomento debería acabar con el descuento o endurecer las condiciones y dejar a los ciudadanos insulares más alejados del continente a merced de sus intereses económicos. Cabe recordar que entre las quejicas y lloronas compañías de marras figura Air Europa, condenada en firme por la Audiencia Nacional (ver) por hacer trampas con el descuento de los residentes canarios, mientras su propietario salió ileso del proceso judicial gracias a un acuerdo extrajudicial con Fomento (ver). Es la misma compañía, por cierto, que no tardó en desembarcar en Canarias nada más aprobarse que el descuento de los residentes para volar entre las islas se elevaba del 50% al 75%.  Con las cosas de comer no se juega, dice el refrán; con las de volar tampoco, sobre todo cuando se trata de los ciudadanos de una comunidad autónoma como Canarias, cuya movilidad depende del avión y a la que no llega un solo euro de los miles de millones que Fomento gasta todos los años en nuevas autopistas y líneas de AVE. Ya tuvimos bastante con las ocurrencias de Ana Pastor cuando se empeñó en obligarnos a viajar con el certificado de residente en la boca mientras eran compañías como Air Europa o Islas Airways las que no cumplían sus obligaciones. Bromas, las justas. 

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…