Ir al contenido principal

La nieve en Sevilla es una maravilla

Puede que muchos conductores ignoraran olímpicamente las predicciones meteorológicas que anunciaban nieve a manta para este pasado fin de semana en el centro y norte de la Península. Teniendo en cuenta lo rumbosos que solemos ser los españoles cuando se trata de mal tiempo, que nos alongamos a la costa para hacer fotos aunque haya olas de seis metros, no es descartable que más de dos y de tres sacaran la conclusión de que el hombre del tiempo exageraba y que la cosa no iba a ser para tanto. Sin encomendarse ni a Zoido ni a de La Serna se pusieron en carretera y pasó lo que todos hemos visto este último día antes de la vuelta al gimnasio para quemar el roscón de Reyes: colas kilométricas, coches atrapados en la nieve y miles de familias con niños pequeños clamando por una manta y un poco de agua y comida.  Lo cierto es que nadie o casi nadie pasó a echarles una mano y así tuvieron que estar cerca de 20 horas, tiritando de frío pero con la temperatura de la indignación por las nubes. Y es que, por más que hubiera algunos aventureros que osaron volver a casa en medio de la ventisca, no creo que fuera la decisión mayoritaria. Más bien parece que quien tenía que haberles echado un cabo para salir del atolladero eran esas autoridades de los ministerios del Interior y de Fomento que ahora tiran balones fuera y culpan a la concesionaria de la autopista de peaje por no cerrar la vía y, lo que es más sorprendente, a los propios automovilistas por no estar al loro del parte meteorológico. Digo yo que para eso tampoco es que haga mucha falta una Dirección General de Tráfico y, si me apuran, ni siquiera un ministerio de Fomento si al final la culpa es de los contribuyentes y a ti te encontré en la calle. 

El staff directivo del Ministerio del Interior dirigiendo el operativo por el atasco en la AP-6 desde la tribuna del Sánchez - Pizjuan.

La concesionaria, por su parte, también lanza bolas de nieve contra el Gobierno y recuerda que es tarea de la DGT impedir que circulen los coches por la vía. Total, que unos por otros y la nieve hasta las rodillas y más arriba. Ahora anda todo el mundo alborotado con este asunto que, por lo demás, no es la primera vez que ocurre. Algunos aún recordamos a Rajoy jurando en arameo y pidiendo la dimisión de la socialista Magdalena Álvarez, ex ministra de Fomento, por una situación casi calcada a la del domingo.  Así que la oposición ya ha pedido comparecencias urgentísimas de los ministros Zoido y de La Serna para que digan cómo se gestionó el helado atasco del domingo y las razones por las que esa gente no recibió un poco de ayuda mientras le castañeteaban los dientes. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que junto a su jefe Zoido pasó la mayor parte del tiempo de la crisis convenientemente abrigado y de vacaciones en Sevilla, en donde la nieve es una maravilla, insiste en que a él que lo registren, que para eso viaja en primera clase del AVE. Comparecerán los ministros, habrá bronca parlamentaria y peticiones de dimisión. Cuando todo acabe, cosa de una o dos semanas como mucho, unos y otros se irán por donde hayan ido y aquí paz y después nieve o lo que toque. Háganme caso: si van a conducir, no olviden consultar al hombre del tiempo pero, sobre todo, lleven también un termo y una estampita de San Cristóbal.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…