Ir al contenido principal

La nieve en Sevilla es una maravilla

Puede que muchos conductores ignoraran olímpicamente las predicciones meteorológicas que anunciaban nieve a manta para este pasado fin de semana en el centro y norte de la Península. Teniendo en cuenta lo rumbosos que solemos ser los españoles cuando se trata de mal tiempo, que nos alongamos a la costa para hacer fotos aunque haya olas de seis metros, no es descartable que más de dos y de tres sacaran la conclusión de que el hombre del tiempo exageraba y que la cosa no iba a ser para tanto. Sin encomendarse ni a Zoido ni a de La Serna se pusieron en carretera y pasó lo que todos hemos visto este último día antes de la vuelta al gimnasio para quemar el roscón de Reyes: colas kilométricas, coches atrapados en la nieve y miles de familias con niños pequeños clamando por una manta y un poco de agua y comida.  Lo cierto es que nadie o casi nadie pasó a echarles una mano y así tuvieron que estar cerca de 20 horas, tiritando de frío pero con la temperatura de la indignación por las nubes. Y es que, por más que hubiera algunos aventureros que osaron volver a casa en medio de la ventisca, no creo que fuera la decisión mayoritaria. Más bien parece que quien tenía que haberles echado un cabo para salir del atolladero eran esas autoridades de los ministerios del Interior y de Fomento que ahora tiran balones fuera y culpan a la concesionaria de la autopista de peaje por no cerrar la vía y, lo que es más sorprendente, a los propios automovilistas por no estar al loro del parte meteorológico. Digo yo que para eso tampoco es que haga mucha falta una Dirección General de Tráfico y, si me apuran, ni siquiera un ministerio de Fomento si al final la culpa es de los contribuyentes y a ti te encontré en la calle. 

El staff directivo del Ministerio del Interior dirigiendo el operativo por el atasco en la AP-6 desde la tribuna del Sánchez - Pizjuan.

La concesionaria, por su parte, también lanza bolas de nieve contra el Gobierno y recuerda que es tarea de la DGT impedir que circulen los coches por la vía. Total, que unos por otros y la nieve hasta las rodillas y más arriba. Ahora anda todo el mundo alborotado con este asunto que, por lo demás, no es la primera vez que ocurre. Algunos aún recordamos a Rajoy jurando en arameo y pidiendo la dimisión de la socialista Magdalena Álvarez, ex ministra de Fomento, por una situación casi calcada a la del domingo.  Así que la oposición ya ha pedido comparecencias urgentísimas de los ministros Zoido y de La Serna para que digan cómo se gestionó el helado atasco del domingo y las razones por las que esa gente no recibió un poco de ayuda mientras le castañeteaban los dientes. El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, que junto a su jefe Zoido pasó la mayor parte del tiempo de la crisis convenientemente abrigado y de vacaciones en Sevilla, en donde la nieve es una maravilla, insiste en que a él que lo registren, que para eso viaja en primera clase del AVE. Comparecerán los ministros, habrá bronca parlamentaria y peticiones de dimisión. Cuando todo acabe, cosa de una o dos semanas como mucho, unos y otros se irán por donde hayan ido y aquí paz y después nieve o lo que toque. Háganme caso: si van a conducir, no olviden consultar al hombre del tiempo pero, sobre todo, lleven también un termo y una estampita de San Cristóbal.

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…